Consejos para no tener dolores musculares por nuestro trabajo

Es muy normal sufrir dolores musculares casi a diario. Se celebra el Día Mundial de la Salud y la seguridad en el trabajo. Por este motivo, queremos aportar algunos sencillos consejos que podrán ayudarte. El fin será que nuestra salud se vea menos afectada por trabajos en los que movamos cargas, realicemos movimientos repetitivos, trabajos de pie o por el contrario pasemos muchas horas sentados, así como aquellos que se realizan en posiciones forzadas.

Si trabajas muchas horas de pie:

  • Separa los pies para que tus lumbares no soporten tanta carga.
  • Coloca un libro, tipo páginas amarillas, en el suelo y pon un pie sobre éste (alternativamente). Es sorprendente lo que se descargan las articulaciones (extiéndelo a gestos de tu vida cotidiana, como planchar… )
  • Siempre que tengas que elevar un objeto pesado, flexiona un poco las rodillas y la cadera. Cuando notes que tu cuádriceps está trabajando un poco, mete tripa. De esta manera, será tu musculatura la que eleve el peso, no tus articulaciones.
  • Colócate una faja abdominal, muñequeras, rodilleras… protege aquella articulación que creas que por el tipo de actividad que haces sufre más.

Si trabajas sentado:

  • No estés más de una hora prácticamente en la misma posición, no te imaginas lo que se puede llegar a castigar al cuerpo. Levántate de vez en cuando con cualquier excusa: rellena la botella de agua, haz fotocopias, ve al baño con más frecuencia… el caso es levantarse.
  • Si padeces dolores de cabeza, cuello, epicondilitis…revisa urgentemente tu postura. Pide un asiento ergonómico, apoya la espalda bien, prueba a colocarte un cojín pequeño en la zona lumbar, intenta no adelantar la cabeza, apoya los codos en la mesa evitando así dejarlos en el aire, no cruces las piernas…Son gestos mínimos que conllevan máximos beneficios.

Si aún siguiendo estos consejos, crees que castigas tu cuerpo en el trabajo a diario, ¿por qué no premiarle, aunque sea una hora cada 30 días? Piensa lo que te supone ir al fisio una vez al mes. Podemos llegar a evitar medicación y dolores que puedan acabar en estar de baja, poniendo en peligro incluso nuestro puesto de trabajo.

Por | 2017-12-04T18:38:28+00:00 abril 28th, 2017|Fisioterapia, Lesiones|Sin comentarios