Tras una enfermedad cardíaca ¿qué ejercicio puedo hacer?

Son numerosos los consejos y recomendaciones que tenemos para prevenir posibles problemas coronarios. Sin embargo, también hay que tener en cuenta, qué podemos hacer cuando hemos sufrido una enfermedad de este tipo. Lo primero de todo es concienciarnos de un cambio en nuestros hábitos, ya que los que llevábamos hasta ahora han podido ayudar a sufrir este contratiempo. Dentro de este cambio de vida, la práctica de ejercicio, siempre con control, es uno de los puntales sobre los que construir nuestra nueva oportunidad.

El ejercicio por si solo es capaz de disminuir la incidencia de muerte de origen cardiovascular. Entre los beneficios de un programa de ejercicio después de una enfermedad cardíaca se encuentran:

  • Mejora la capacidad física.
  • Disminuye el estrés emocional.
  • Mejora la calidad de vida.
  • Reduce los síntomas isquémicos.
  • Promueve la regresión de la arteriosclerosis (dejan de acumularse placas de ateroma/colesterol en la sangre)
  • Disminuye el riesgo de eventos coronarios.
  • Disminuye la mortalidad cardiovascular.

¿En qué consiste el programa de ejercicio?

En un entrenamiento de 3 sesiones a la semana y un programa de marchas diario (mínimo andar 30 minutos todos los días).

El programa de ejercicios va a consistir en un entrenamiento aeróbico y una tabla de ejercicios anaeróbicos.

Entrenamiento aeróbico

El entrenamiento aeróbico consistirá en actividad prolongada tanto en Bicicleta (preferiblemente estática) como carrera (preferiblemente en cinta). En ambos casos, controlando continuamente  el esfuerzo que estamos realizando. Con esto lo que conseguiremos es una mejora de la capacidad física. Del mismo modo, aumentaremos  la tolerancia al esfuerzo, consiguiendo disminuir la frecuencia cardíaca en reposo y durante el ejercicio. La demanda de oxígeno necesario durante el ejercicio disminuirá.

Asimismo, mejorará  la tolerancia de la glucosa. Conseguiremos una recuperación más rápida de los esfuerzos y disminuiremos  la fatiga. También se optimizará el estado cardiorrespiratorio y  aumentará el umbral de angina. El control de peso será más fácil  y reduciremos el exceso de grasa En general, mejorará nuestra calidad de vida.

 

Entrenamiento anaeróbico

Como complemento al ejercicio aeróbico, es importante que consigamos un fortalecimiento de los grandes grupos musculares con el objeto de aumentar la masa muscular. Esto  ayudará a mejorar la resistencia muscular y a combatir mejor la fatiga. El músculo cardíaco se fortalecerá haciendo trabajar al corazón y por ende al sistema circulatorio.

No debemos olvidar nunca realizar estiramientos después de cada sesión de actividad física. Prevendremos así para posibles lesiones musculares que nos hagan ralentizarnos en ese trabajo que requiere paciencia y tiempo.

¿Cuáles deben ser los primeros pasos?

Sin duda alguna las condiciones de los enfermos cardiovasculares hacen que la actividad física tenga un componente de riesgo si se hace sin conocimiento. Tanto por la exigencia como por la correcta forma de hacer los ejercicios. Por ello el asesoramiento de un profesional que nos guíe, controle y planifique, se hace indispensable. Además, nos permitirá realizar los ejercicios con la técnica correcta disminuyendo la probabilidad de lesiones físicas futuras.

Por | 2018-03-14T11:43:58+00:00 septiembre 27th, 2016|Deporte, Enfermedades, Salud|Sin comentarios