¿Qué es la osteopatía visceral?

La osteopatía es una de las técnicas de la fisioterapia con mayor número de adeptos en los últimos tiempos, ya que proporciona un enfoque global del paciente y su lesión o enfermedad.

Se trata de una disciplina terapéutica y de un conjunto de conocimientos específicos basados en:

  • Anatomía y fisiología del cuerpo humano
  • Conocimiento de la función de cada tejido en el origen de una enfermedad
  • Aplicación de técnicas para la normalización de las funciones alteradas

¿ Qué se consigue con la osteopatía?

Esta disciplina, funciona respetando y facilitando la autorregulación del organismo en cualquier patología.

La osteopatía, dentro de un concepto de abordaje holístico, promueve o recupera la homeostasis o equilibrio mecánico del conjunto de los tejidos corporales músculo-esqueléticos, nerviosos, viscerales, circulatorios, etc.  Todo esto lo logra gracias a la aplicación de técnicas manuales dirigidas a los tejidos identificados como patológicos en el diagnóstico funcional osteopático.

Dentro de la terapia manual osteopática existen tres grandes pilares que la sustentan:

  •  Estructural
  •  Visceral
  • Craneal

Hoy nos centraremos en ampliar nuestros conocimientos sobre la osteopatía visceral, aunque siempre que recibamos un tratamiento osteopático, el terapeuta realizará un enfoque global y holístico de nuestro tratamiento.

¿Qué es la osteopatía visceral? 

Como ya hemos visto, la base fundamental de la osteopatía es el movimiento. Toda estructura tiene una capacidad propia de moverse, y por lo tanto, de perder o restringir esa movilidad. Cuando este ocurre, el equilibrio fisiológico del organismo se altera, con la consecuente perturbación del estado de salud del paciente.

La osteopatía visceral, está orientada a actuar sobre los tejidos que participan en la función de: las vísceras, las membranas fibrosas en relación, los músculos, los diferentes planos de deslizamiento entre los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios y todos los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico.

Todos estos tejidos deben estar libres en su paso anatómico. Esto no ocurre  siempre, puede ser debido a adherencias o a tracciones miofasciales que dificultan la movilidad normal de las vísceras. Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de la movilidad, lo que ofrece al organismo una base funcional más útil, productiva y saludable.

Las indicaciones de la osteopatía visceral son muy amplias.  Cualquier afección musculo-esquelética puede tener su origen en el sistema visceral. Podemos enumerar como principales disfunciones a tratar:

  • Acidez
  • Hernia de hiato
  • Reflujo
  • Gastritis
  • Estreñimiento
  • Dolor espalda
  • Gases
  • Hinchazón abdominal
  • Intoxicación o sobrecarga hepática (tratamiento medicamentoso, mala alimentación, intolerancias)
  • Colon irritable
  • Enfermedad de Crohn
  • Dismenorrea
  • Sindrome pre-mestrual
  • Dispareunia

En Clínicas Om sabemos de la importancia de esta técnica y la combinamos conjuntamente con la hidroterapia de colon para conseguir una mayor efectividad de las irrigaciones de las que se compone.

Por | 2018-07-04T16:36:51+00:00 diciembre 16th, 2016|Fisioterapia, Osteopatía, Tratamientos|Sin comentarios