¿Qué es el cólico del lactante?

El cólico del lactante es el síndrome más común por el que los padres traen a sus bebés a consulta.

Suelen aparecer entre los primeros 15 días de vida y los 4 meses. Se caracteriza por un llanto incontrolable e inconsolable sin causa aparente. Puede durar varias horas y es más frecuente por la tarde-noche.

Los criterios más utilizados para saber si el bebé tiene cólico o no, son los criterios de Wessel por la “regla de los 3”.

  1. Episodios de llanto intenso de al menos 3 horas de duración en las ultimas horas de la tarde y la noche.
  2. Repetición de dichos episodios 3 veces a la semana durante al menos 3 semanas.

Por lo tanto, deben ser episodios de 3 horas, 3 veces por semana, durante 3 semanas.

El bebé que padece cólicos del lactante por lo general es un niños sano, que come bien y gana peso correctamente. En el caso de no ser así, habría que comprobar que no hay otros trastornos del aparato digestivo que estuvieran provocando los cólicos.

Estos bebés durante la crisis de cólico suelen tener una posición específica con las rodillas flexionadas presionando el abdomen, los puños cerrados, el abdomen tenso y duro y en ocasiones suelen presentar estreñimiento, regurgitación, hipo, reflujo y gases intensos.

¿Cuáles son las causas y por qué aparece?

No se conocen las causas concretas por las que un bebé puede sufrir de cólicos del lactante. Se cree que las más frecuentes pueden ser:

  • Inmadurez del sistema digestivo que afecta al peristaltismo intestinal.
  • Intolerancia a la lactosa u otros alimentos, procedentes de la madre si el bebe hace lactancia materna en exclusividad, que pueden provocar una mala digestión.
  • Mala alimentación por un mal agarre al pecho de la madre o al biberón o por dificultades en la succión.
  • Alergia a la proteína de la vaca.

En la mayoría de los casos los padres suelen sentirse indefensos y frustrados por que no pueden calmar a su bebé y por no saber que le ocurre. Normalmente, las soluciones que se les dan, son insuficientes. Estos bebés suelen acudir a la consulta del pediatra en innumerables ocasiones y la única solución son los masajes infantiles por parte de los padres y medicamentos para los gases que no solucionan nada.

En muchos casos los cólicos desaparecen a los 3-4 meses del nacimiento del bebé, pero esperar a que se le pase solo puede hacerse interminable.

¿Qué hago si mi bebé tiene cólicos?

Lo primero que debemos hacer es acudir al pediatra para que valore a nuestro bebé, y pueda descartar otros posibles trastornos.

Una vez que diagnosticados los cólicos, también podemos acudir a un fisioterapeuta especializado en la valoración y tratamiento de los cólicos del lactante, ya que buscará el origen de los cólicos (mala succión, mal agarre, alimentación materna, lactancia mixta o de fórmula, el ciclo de sueño del bebé, etc), para saber si es o no un cólico y cómo abordarlo para su tratamiento.

¿Qué hacen los fisioterapeutas para el tratamiento del cólico?

Dentro de la consulta lo primero que realizará el fisioterapeuta será un cuestionario a los padres para valorar la severidad y los factores que predisponen a ese bebé a sufrir un cólico (tipo de lactancia, agarre, succión, ciclo de sueño, aspecto de las heces, olor de las heces, tipo de gases, etc).

Después se hará una exploración física al bebé para ver si hay algún factor físico que le predisponga a tener cólico y también se le valorará el abdomen a nivel visceral.

Una vez tengamos hecha la valoración comenzaremos con las técnicas necesarias para nuestro diagnóstico fisioterápico. Podemos utilizar terapia manual y osteopatía para ayudar al bebé y aliviar su dolor. Además, enseñaremos a los padres diferentes técnicas para calmarle y herramientas que podrán utilizar en casa como el masaje infantil, las posiciones de calma y otras recomendaciones.

Las técnicas utilizadas mejoran el transito y la capacidad de movimiento del transito intestinal. La fisioterapia se encuentra entre los tratamientos más eficaces para el cólico del lactante ya que en la mayoría de las ocasiones el niño mejora en la primera sesión de tratamiento. El tratamiento suele durar entre 2 y 3 sesiones combinando la fisioterapia con el trabajo en casa.

¿Qué pueden hacer los padres por sus bebés con cólico del lactante?

Ante todo, lo primero que debemos hacer como padres es mantenernos tranquilos para no trasmitirle a nuestro bebé nuestro nerviosismo. Bien es sabido que cuando escuchamos llorar a nuestro bebé es difícil mantener la calma. El cólico del lactante no es algo grave, es doloroso, pero no es grave.

Podemos realizar masaje infantil para intentar calmarle, movimientos rítmicos teniendo a nuestro bebé en brazos o en la posición donde se encuentre más cómodo ante el cólico.

También podemos poner calor en el abdomen con sacos de semillas.

Pero por encima de todo, lo importante es saber qué le causa los cólicos a nuestro bebé. Si tiene algún problema a la hora de succionar o de agarrarse al pecho o si tiene un problema de acumulación de gases y estreñimiento.

Artículos relacionados

Por | 2019-08-05T10:33:05+00:00 agosto 5th, 2019|Fisioterapia, Osteopatía, Salud|Sin comentarios