Enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie es una afectación degenerativa que se produce a nivel del pene.

Fue descrita por primera vez por el cirujano de Luis XV, y conocida también como “induración plástica del pene” (IPP). Su prevalencia de aparición se da entre los 45 y los 60 años, con una probabilidad del 1% en nuestro país.

Etiología

El origen de la enfermedad de Peyronie es desconocido. Está asociada a una banda fibrótica que aparece en la túnica albugínea. Esta estructura es la que recubre el pene a nivel de los cuerpos cavernosos, encargados de aumentar la sangre local en el momento de la erección. Por ese motivo, y en función de la afectación fibrótica, el pene puede verse comprometido en curvatura y longitud. Esto deriva en un dolor intenso en la erección o en el momento de la eyaculación.

Se estima que su origen puede estar asociado a enfermedades fibroplásticas, como la enfermedad de Dupuytren o la aponeurosis palmar. Puede tener componente genético que asociado a la calidad del tejido del pene, provoca su retracción y aumenta la fibrosis. La genética también predispone por los múltiples microtraumatismos a los que se ve sometido el pene durante las relaciones sexuales. En esta misma línea, se ha encontrado un mayor índice de enfermedad de Peyronie en hombres circuncidados. Al no poseer prepucio, estructura que se encarga de recoger las tensiones, son más propensos a padecer la enfermedad al encontrarse más expuestos a los traumatismos. También el hecho de aumentar la brusquedad en el acto sexual para aumentar su sensibilidad, reactiva más la induración de la banda fibrótica.

Signos y síntomas

La IPP comienza con una inflamación de los cuerpos cavernosos del pene y de la túnica albugínea. Esto, unido a una disminución del colágeno, propicia la aparición de fibras no elásticas, motivo por el cual se crean las placas características.

El paciente tiene una sensación de acortamiento del pene, con una ligera desviación hacia la zona dorsal o ventral, provocando su angulación. Esto provoca dolor durante las relaciones sexuales, dolor constante agudo, y en casos más avanzados, imposibilidad de erección y eyaculación. A la palpación se puede apreciar una placa fibrótica que se encuentra entre la piel y la musculatura del pene.

La enfermedad de Peyronie puede también provocar disfunción eréctil. La causa es que la placa fibrótica va aumentando entre los tejidos y altera vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Esto último también produce en el glande una disminución de la sensibilidad.

Tratamiento

  • Se puede tratar con radiofrecuencia para desfibrosar las bandas endurecidas del pene.
  • Pauta de ejercicios para el paciente de movilización de la zona y estiramientos.
  • Se aconseja también un tratamiento generalizado para liberar tensiones de la musculatura del suelo pélvico a la par que movilizaciones de la piel en la zona de los cuerpos cavernosos. El paciente puede sufrir tensiones musculares por compensación en la musculatura pelvitrocantérea e incluso musculatura de la esfera pélvica.
  • Electroterapia iontoforética con fármacos específicos para la relajación del pene.
  • Alargadores de pene, (como el Jes Extender), que permite fijar el tronco del pene y evitar la retracción continuada del mismo. Esto se consigue gracias a la tracción que ejerce el dispositivo que va rompiendo las capas fibrosadas.
  • Alimentación: se ha descubierto que la vitamina E, gracias a su efecto antioxidante que favorece el antienvejecimiento prematuro de la piel, puede ser positivo a la hora de mejorar la sintomatología del paciente.
  • Existe operación para este tipo de patología, pero a pesar de que se han obtenido buenos resultados, el paciente tiene bastante dolor postquirúrgico. Por ello, muchos médicos prefieren comenzar con inyecciones de fármacos como corticoesteroides o betabloqueantes de calcio e inyecciones de interferón.
Por | 2019-07-09T13:39:43+00:00 julio 9th, 2019|Fisioterapia, Salud, Suelo pélvico|Sin comentarios