Tendinopatía y tenosinovitis, ¿Qué diferencia existe?

Un tendón es un cordón fibroso de tejido colágeno que conecta los músculos a los huesos con el fin de transmitir la fuerza de la contracción y producir así el movimiento.

Algunos de los tendones del cuerpo son especiales y están rodeados por vainas sinoviales. Estas vainas son estructuras que los recubren cuando se desplazan sobre algún hueso. La vaina tiene una parte exterior fibrosa y una parte interior serosa que segrega líquido sinovial. Este líquido es el que encontramos también en las articulaciones y que va a facilitar el paso del tendón por el saliente óseo.

¿Qué tendones tienen vaina sinovial?

La vaina sinovial está presenta en casi todos los tendones de los músculos que llegan desde fuera a la mano y al pie. Así como el tendón de la cabeza larga del bíceps braquial. Por el contrario el  resto de los tendones no llevan vaina.

 

Diferencia entre tendinitis y tenosinovitis

La tendinopatía es una lesión degenerativa que afecta a todos los tendones cuando están sometidos a una sobrecarga mecánica. Esta lesión tiene lugar cuando el tendón está sometido a una carga mecánica por encima de lo acostumbrado. Sin embargo, la tenosinovitis es una tendinopatía de un tendón con vaina. Esta lesión es degenerativa y viene acompañada de inflamación de la cubierta protectora que recubre el tendón.

Un tendón sano está compuesto por muy pocas células (tenocitos) y por una matriz extracelular formada principalmente de fibras de colágeno dispuestas en paralelo que aportan al tendón una gran resistencia. La matriz y las células dependen una de la otra, de manera que cambian en función de los estímulos que reciben. Si la matriz recibe estímulos de carga, el tendón se optimiza para hacerse más fuerte, pero si la carga es excesiva o sufre cambios demasiado rápidos la matriz variará y se degenerará, comenzando así la tendinopatía.

 

Artículos relacionados

 

Por | 2018-04-23T16:48:42+00:00 abril 17th, 2018|Fisioterapia, Lesiones|Sin comentarios