Síndrome del ciclista o atrapamiento del nervio pudendo

El atrapamiento del nervio pudendo es también conocido como síndrome del ciclista, ya que su incidencia es mayor entre aquellos que practican este tipo de deporte tanto a nivel profesional como amateur. También ocurre en aquellas personas que están mucho tiempo sentadas sobre un sillín duro o en aquellas posiciones que pueden favorecer el atrapamiento del nervio pudendo. Este atrapamiento del pudendo también puede ocurrir en personas que no practiquen deporte, y la causa puede ser traumática, por ejemplo, una caída sobre el coxis, el parto, infecciones de repetición o por cirugías pélvicas.

Anatomía y prevalencia

El nervio pudendo es un nervio que pertenece al plexo sacro que va de S2 a S4, tiene fibras motoras, sensitivas y autonómicas. En su recorrido atraviesa la pelvis y sale de ella por el foramen isquiático mayor, pasando por el ligamento sacroespinoso y entra en el periné a través del foramen ciático menor acompañado por su paquete vascular (nervio, arteria y vena pudenda). Estos tres, atraviesan el canal de Alcock formado por la fascia del músculo obturador. Una vez atraviesa el canal de Alcock se ramifica en tres nervios, el nervio rectal inferior, el nervio perineal y el nervio dorsal del pene o del clítoris.

La incidencia de atrapamiento del nervio pudendo es mucho más elevada en mujeres entre 50 y 70 años, pero también lo padecen los hombres.

Síntomas y signos

El síndrome del ciclista se caracteriza por dolor severo y punzante en todo el recorrido del nervio, desde el pene o clítoris hasta el ano, aunque puede tener irradiaciones hacía la vulva o el escroto. Puede ocurrir de manera bilateral o unilateral y su aparición puede ocurrir de forma súbita y mantenerse constante hasta tener periodos de remisión.

En cuanto a los síntomas los pacientes suelen describir una sensación de quemazón, descarga eléctrica o sensación de agujas. Otros síntomas son el adormecimiento de la zona genital y la disfunción eréctil. Entre el 13 y el 24% de los ciclistas presentan ambos síntomas, otros pacientes describen una sensación de pelota de golf en el recto o en la vagina o sensación de pesadez constante. La mayoría de estos síntomas mejoran al adoptar posición acostada o tumbada y suele empeorar al estar sentado sobre superficies rígidas.

Diagnóstico

Su diagnóstico no es sencillo y suele confundirse con el de otras patologías, lo que ocasiona un retraso en su detección de entre 2 y 10 años

  • El dolor se localiza en el territorio del nervio pudendo como hemos descrito anteriormente
  • La posición sentada es dolorosa y mejora al tumbarse
  • No despierta por la noche
  • No se aprecia perdida de la sensibilidad de la zona del nervio

Además, en cuanto al diagnóstico fisioterápico, los síntomas se reproducen a la compresión del nervio pudendo y se nota un hipertono de la musculatura del obturador interno. También podemos reproducir los síntomas realizando movilizaciones pasivas en rotación externa e interna de cadera, aducción y abducción resistida con la cadera en 90 grados de flexión.

Tratamiento

En la mayoría de los casos remite de manera espontánea después de un periodo de reposo. En cuanto al tratamiento de fisioterapia se pueden usar técnicas de biofeedback para enseñar al paciente a relajar la musculatura que puede estar provocando el atrapamiento. También la terapia manual, la radiofrecuencia para disminuir el tono y la electroterapia para relajar la musculatura a nivel nervioso pueden ayudar en el tratamiento.

Además, para aquellos ciclistas de alta competición, se recomienda un estudio biomecánico para analizar su postura en la bicicleta y así realizar los ajustes necesarios para encontrar la postura más ergonómica y con menor probabilidad de lesión.

Para aquellos pacientes que realizan ciclismo de manera recreativa debemos ver qué tipo de sillín utilizan y el diseño del mismo por si fuera necesario cambiarlo por uno más ancho o usar una funda de gel para que disminuya el impacto. En la actualidad existen diferentes tipos de sillín que distribuyen el peso para que no recaiga en la zona perineal y vaya hacia las tuberosidades isquiáticas. También podemos recomendar que coloque el sillín con una leve inclinación hacia el suelo y así evitar la presión en el periné. Existen ciertos modelos con amortiguación en la zona perineal para evitar el impacto. Por último, en el caso de entrenamientos prolongados sobre la bicicleta, se recomienda descansar y también levantarse del sillín durante 20-30 segundos cada 20 minutos.  

Artículos relacionados

https://clinicasom.com/category/deporte/ciclismo/
Por | 2019-03-29T12:03:51+00:00 marzo 29th, 2019|Sin categoría|Sin comentarios