Síndrome de Südeck

El síndrome de Südeck, también conocido como distrofia simpática refleja (DSR) o síndrome del dolor regional complejo (SRDC) es una patología osteomuscular crónica muy dolorosa que puede afectar, mayoritariamente, a las extremidades.
Recibe su nombre por el cirujano alemán Paul Südeck, quién definió esta enfermedad en 1900 como “inflamación de curación trastornada”.
Tiene una incidencia anual de 15000 nuevos casos y no se conoce una causa exacta.

¿Cómo se describe?

Es una disfunción del sistema nervioso central o periférico que a veces aparece en pacientes con traumatismo o fractura previa, enfermedad vascular, tras una intervención quirúrgica, patología infecciosa o cáncer. En muchas otras ocasiones no está asociado a la existencia de una patología previa.

El desarrollo de la enfermedad no está relacionado con la magnitud del daño recibido. Por razones desconocidas parece que el sistema nervioso simpático aparece hiperactivo.  Esto produce una respuesta inflamatoria que afecta a vasos sanguíneos y a glándulas sudoríparas dando lugar al dolor referido por el paciente.

Es más frecuente en mujeres entre los 40-60 años, aunque puede producirse a cualquier edad y, de hecho, el diagnóstico cada vez se da en personas más jóvenes.

La evolución de la enfermedad es muy variada. En algunos casos dura años y en otros casos no tiene solución. Algunos pacientes alternan periodos en los que los síntomas se agudizan y otros en los que parece que remite. Por lo tanto, es difícil definir con exactitud.

¿Qué síntomas tiene?

En un principio los síntomas se localizan en el lugar de la lesión para luego volverse más difuso pudiendo aparecer por otras zonas. Entre los síntomas tenemos:

  • Dolor severo, constante profundo y con sensación de quemazón. Incluso el más mínimo roce produce un gran dolor.
  • Rigidez articular.
  • Pérdida de movilidad: dificultad para iniciar cualquier movimiento ya que produce dolor.
  • Atrofia muscular por la disminución de movimientos.
  • Temblores o reflejos repentinos e involuntarios.
  • Inflamación importante.
  • Hipersensibilidad cutánea.
  • Exceso de sudoración.
  • Cambios en la piel: puede aparecer brillante, seca o descamada. Hipersensible con sensación de quemazón y cambio de coloración o temperatura.
  • Puede haber un crecimiento de pelo repentino.
  • Uñas quebradas con crecimiento rápido al principio y más lento conforme avanza la enfermedad.
  • Cambios óseos: en algunos casos puede haber un desgaste de huesos.

Diagnóstico del síndrome de Südeck

El diagnóstico para el síndrome de Südeck es el resultado de valorar, por parte del clínico, el conjunto de signos y síntomas del paciente y poder descartar otras posibles patologías. Ninguna prueba puede aportar un diagnóstico exacto, sólo la suma de los síntomas junto con alguna prueba de imagen (radiografía, tomografía ósea o resonancia magnética), dará lugar a un diagnóstico preciso.

El diagnóstico temprano es muy importante para que la enfermedad no se agrave o extienda a otras extremidades y así complique la recuperación. El tratamiento, con la enfermedad en un estadío avanzado, es más complejo.

La fisioterapia tiene un papel importante en el tratamiento del Südeck. Los objetivos serán aumentar la movilidad en la extremidad afectada, aliviar el dolor crónico y las posibles deformidades que se ocasionan. También incidirá en la importancia del uso, por parte del paciente, del miembro afecto en las actividades de la vida diaria.

Muchos de los pacientes con la enfermedad avanzada sufren no sólo problemas físicos sino también psicológicos, por lo tanto, será también importante el tratamiento en este aspecto.

Durante el avance de la enfermedad, los pacientes pueden quedar totalmente invalidados llegando a tener problemas psicológicos y creando dependencia a los narcóticos.

 

 

 

 

Por | 2019-10-07T14:15:02+00:00 octubre 7th, 2019|Enfermedades, Salud|Sin comentarios