¿Sabemos qué es el gluten?

El gluten no es ni más ni menos que el componente proteico de los cereales. Cebada, trigo, centeno… todos ellos tienen este componente proteico, aunque debemos tener en cuenta que no todo el  gluten es igual. De hecho, los efectos nocivos de la ingesta del gluten dependen de su origen. En la actualidad, el gluten del trigo es el que más problemas genera.

El gluten del trigo.

El procesamiento industrial y la modificación de los cereales con la agricultura son dos de las razones por las cuales los efectos del gluten cada día son más acentuados. En el caso del gluten del trigo, el cereal más empleado en nuestra dieta actual, tiene la propiedad de fermentar. También ayuda a retener el almidón,  por ello es el más utilizado en cocina para la fabricación de pastas y para la panificación.

La palabra gluten, deriva del griego y significa pegamento. Tiene la capacidad de proporcionar  elasticidad a pastas y panes consiguiendo que no se desmenucen. Sin embargo, este efecto pegamento es perjudicial en el momento en que entra en contacto con nuestro intestino. Por ejemplo, provocando una mala absorción de nutrientes de los componentes de la comida.

Otras consecuencias del gluten.

Además de una incorrecta absorción de los nutrientes,  puede ser origen de otros problemas como la enfermedad celíaca o las migrañas. En ocasiones también está relacionado con algunas enfermedades como la esclerosis múltiple, la dermatitis, poliartritis reumatoide…

Por ello, en muchos casos la reducción o eliminación del consumo de cereales puede provocar una mejora de los efectos de dichas enfermedades. Esto es debido a que se  reduce la respuesta inmunológica que provoca  en el cuerpo.

 

El papel de la hidroterapia de colon.

La eliminación de esta proteína de la dieta es un primer paso para conseguir una mejoría. Sin embargo, también debemos tener en cuenta la presencia del gluten ya ingerido en nuestro sistema digestivo, siendo aún, origen de efectos negativos como fatiga, malas digestiones, estreñimiento…

Por ello, mediante la hidroterapia de colon, se busca la eliminación de restos presentes en el intestino. Además, se consigue una regeneración de la flora que trabaje y proteja a nuestro organismo de forma correcta.

Esta práctica médica debe ser realizada por profesionales especializados ya que requiere de conocimientos y aparatología específica. Por ello desde Clínicas Om estamos a su disposición para resolver cualquier duda que tenga acerca del tratamiento, duración, condiciones previas…

Para mayor información no dude ponerse en contacto con nosotros.

Por | 2017-12-04T18:30:52+00:00 enero 27th, 2017|Enfermedades, Nutrición, Salud|Sin comentarios