¿Qué es una cesárea?

La cesárea es la extracción del feto y la placenta a través de la pared abdominal. En algunas ocasiones, la cesárea puede programarse con antelación si el médico lo cree conveniente, si pone en riesgo la vida de la madre y/o del bebé. En otras ocasiones puede realizarse de urgencia por sufrimiento fetal, prolapso del cordón umbilical, desprendimiento de placenta, placenta previa con hemorragia, fracaso en la inducción del parto, parto sin progresión o fiebre durante el parto.

Todas las futuras mamás desean tener un parto natural por vía vaginal, respetado, cien por cien humanizado y no instrumentalizado.

En algunas ocasiones el parto puede complicarse y terminar de una manera que no deseamos. No debemos asustarnos si acabara en cesárea, por ello es importante saber como es ésta cirugía y su recuperación.

¿Cómo se realiza una cesárea?

La cesárea es una cirugía con abordaje por vía abdominal. Se realiza a través de una incisión longitudinal por la línea alba del abdomen, o transversalmente por debajo de la línea del bikini.

Para llegar al útero tenemos que atravesar varias capas que son:

  • La piel
  • Grasa subcutánea
  • La aponeurosis abdominal, que nos permite separar los rectos del abdomen y así no cortar la musculatura.
  • El peritoneo, que es la capa que separa la pared abdominal de las vísceras.
  • El útero. Una vez aquí, se realiza una incisión transversal en sus fibras musculares y se extraen el feto y la placenta.
  • El saco amniótico

¿Cuánto tarda en cicatrizar y qué debo hacer una vez esté cerrada?

La cicatriz no sólo existe en la piel, también en todas las capas que se hayan seccionado. Una vez suturadas, las heridas tienen que cerrarse y cicatrizarse. Las cicatrices internas a nivel muscular, fascial y de grasa subcutánea, tardan hasta tres meses en cerrarse y curarse. La piel, en su caso, tarda de siete a diez días. El útero tarda más en cicatrizar, por lo que se recomienda esperar un tiempo, siempre a criterio del ginecólogo, para tener un nuevo embarazo.

Entre las 4 y 8 semanas posteriores, , según las indicaciones del ginecólogo, las mujeres pueden volver a sus actividades normales, incluyendo el ejercicio físico.

Los cuidados que debemos tener durante la cicatrización de las heridas son las siguientes:

  • Mantener la herida limpia y seca: Debemos lavarla todos los días con agua y jabón y secarla bien. Incluso podemos dejarla al aire para que cicatrice más rápido. De esta manera evitaremos posibles infecciones. Debemos hidratar muy bien la piel para que no se escame y para ello podemos utilizar aceite de rosa mosqueta, que además nos ayudará a la cicatrización.
  • Masajear la cicatriz: Es muy importante tocar la cicatriz desde el primer día. Al principio, cuando la cicatriz está abierta, masajearemos alrededor para ir quitando posibles molestias y problemas de sensibilidad. Una vez esté bien cerrada, el objetivo será evitar adherencias, para lo que realizaremos ligeras fricciones sobre ella.
  • Acudir al fisioterapeuta: Es muy importante que una vez esté cerrada la cicatriz, el fisioterapeuta la valore y la trate. Se pueden usar diferentes técnicas para que tu cicatriz quede perfecta. La radiofrecuencia, punción seca, cyriax, kinesiotape, etc…

¿Qué ejercicios puedo realizar tras una cesárea?

Postparto inmediato

  • Ejercicios respiratorios: Realizaremos tanto respiración abdominal como respiración torácica para evitar un bloqueo del diafragma. Después de una cesárea, este tipo de ejercicio lo puedes realizar en cualquier posición. Realizaremos respiraciones profundas en las que inspiraremos en 5 segundos, mantendremos 2 segundos y exhalaremos en otros 5 segundos. A la hora de realizar la respiración costal, se realizará de la misma manera pero con los brazos estirados por encima de la cabeza. Este tipo de ejercicios nos ayudará a relajar la faja abdominal y a drenar todo el abdomen.
  • Ejercicios de kegel: Este tipo de ejercicios se pueden hacer inmediatamente después de la cesárea. Pueden realizar en cualquier posición pero lo más recomendable es empezar por aquella postura donde se sienta mejor el suelo pélvico. Realizaremos contracciones mantenidas entre 5 y 10 segundos y lo combinaremos con la respiración, inhalaremos aire por la nariz en la zona costal y al exhalar realizaremos la contracción del periné, acompañada por una leve activación abdominal intentando cerrar una cremallera imaginaria entre el pubis y el ombligo.
  • Salir a caminar: Esto contribuirá a activar la circulación de todo el cuerpo y así bajar la inflamación producida por la cesárea.

Tras las primeras 6 semanas es recomendable acudir a un fisioterapeuta especializado en embarazo y postparto para que te guíe antes de comenzar a realizar deporte.

Postparto tardío

Tras las primeras 6 semanas y una vez valorado por un fisioterapeuta, podemos comenzar a realizar diferentes ejercicios para tonificar nuestra musculatura abdominal y el suelo pélvico.

  • Hipopresivos: Este tipo de ejercicios nos ayuda a activar la circulación, estimula la involución uterina, previene los prolapsos genitales y sobre todo, tonifica nuestra faja abdominal y nuestro suelo pélvico. Además, ayudan a mejorar nuestra postura, algo muy importante durante el postparto.
  • Método 5p: (o método del tronco). Con el método 5p ayudamos a trabajar la propiocepción (sensibilidad profunda) de nuestro abdomen, de la musculatura profunda de nuestra espalda y de nuestro suelo pélvico.

¿Qué debo evitar tras una cesárea?

Es muy importante que tengamos en cuenta que una cesárea es una cirugía abdominal donde se ven muchas estructuras afectadas.

  • Ejercicios abdominales tradicionales: Aquellos ejercicios que impliquen realizar una flexión del tronco, o lo que es lo mismo, acercar el pubis al esternón. Estos ejercicios aumentan la presión dentro de nuestra cavidad abdominal (como si aplastáramos un globo), llevando dicha presión hacia el periné y el abdomen, pudiendo aumentar la diástasis abdominal, y afectar a la integridad del suelo pélvico e incluso pueden llegar a provocar otras disfunciones perineales como los prolapsos, incontinencia urinaria, etc. 
  • Ejercicios de alto impacto: Como hemos dicho antes, este tipo de ejercicios aumentan la presión intraabdominal pudiendo provocar disfunciones del suelo pélvico y de la faja abdominal.
  • Estreñimiento: Durante las primeras semanas es muy importante evitar el estreñimiento ya que los empujes excesivos pueden provocar lo mismo que hemos citado anteriormente.

Artículos relacionados

Por | 2019-07-16T10:41:22+00:00 junio 21st, 2019|Embarazo, Fisioterapia|Sin comentarios