¿Qué es la Tenosinovitis de De Quervain?

La Tenosinovitis de De Quervain es una tenosinovitis estenosante que se produce en el primer compartimiento dorsal o extensor de la muñeca. Esta lesión es causada por un deterioro en el deslizamiento por sus vainas de los tendones de los músculos abductor largo y extensor corto del pulgar.

Estos tendones controlan la posición, la orientación, la estabilidad y la fuerza del dedo pulgar. Así como delimitan lateralmente la conocida como “tabaquera anatómica”. Cuando su deslizamiento se ve alterado, los movimientos que se realizan con el pulgar van a producir dolor y molestias. Esto conllevará una alteración en la función de la mano, disminuyendo el rendimiento para realizar tareas con ésta.

El nombre de esta lesión se le debe a Fritz de Quervain, que describió por primera vez en 1895 el trastorno funcional causado por la fricción que realizan los tendones a su paso por la estiloides radial.

¿Qué es una tenosinovitis?

Con el término tenosinovitis nos referimos a la presencia de un proceso inflamatorio en la vaina del tendón. Sin embargo, la tenosinotivis de De Quervain no siempre implica inflamación, pero si implica un engrosamiento del tendón y su vaina por mecanismos degenerativos.

 

¿Cuáles son las causas que la provocan?

La etiología de esta lesión es variada, incluye desde un trauma agudo a la realización repetitiva de un ejercicio con la mano al cual no se estaba acostumbrado. Puede ser también debido al resultado de un microtrauma acumulativo.

Se suele observar en personas con puestos de trabajo en los que las manos realizan movimientos repetitivos. Sobre todo en los que el pulgar y la desviación radial normalmente estarán implicados, lo que provoca un aumento de la fricción entre tendón, vaina del tendón y hueso. Esta lesión es común en luchadores y jugadores de bolos. Así como también podemos encontrarla en mujeres embarazadas y madres lactantes dentro de la población de riesgo.

Las nuevas demandas de trabajo, muchas de ellas asociadas a la tecnología, han hecho que en la actualidad esta condición y otras como el dolor en antebrazos y en muñeca vayan en incremento, ya que nos encontramos con trabajos en los que estos movimientos repetitivos son constantes. Especialmente en trabajos donde está extendido el uso del ordenador.

También el mayor uso de las tecnologías y especialmente de los teléfonos móviles y videoconsolas, hacen que nos encontremos cada vez más con un aumento de estos síntomas en sujetos que utilicen estos dispositivos durante varias horas al día. La exigencia que realizamos al dedo pulgar y la muñeca para manejarlos es realmente intensiva.

¿Qué síntomas caracterizan a la Tenosinovitis De Quervain?

Normalmente, esta lesión provoca dolor con los movimientos de la muñeca y el pulgar. En alguna ocasión esta patología puede resultar incluso incapacitante. A través de la palpación se busca reproducir el dolor en el área de la estiloides radial (a una distancia de 1-2 cm de la misma).

El test de Finkelstein está calificado como el “signo patognomónico más objetivo” o como el test más estandarizado para la tenosinovitis de De Quervain. Para llevar a cabo esta prueba, pedimos al paciente que ponga la mano haciendo un puño con el pulgar dentro de los dedos. Es entonces, cuando el examinador aplica una desviación cubital de la muñeca de forma pasiva. El test es positivo cuando el dolor o tirantez se reproduce en la cara dorsolateral de la mano. Esta prueba se deberá realizar de forma bilateral para comparar el lado afectado con el no afectado.

El diagnóstico de esta lesión se puede confirmar también mediante pruebas de imagen como la resonancia magnética y la ecografía.

 

¿En qué consiste su tratamiento?

Con respecto al tratamiento, la tenosinovitis de De Quervain puede ser tratada tanto por terapias conservadoras como por terapias invasivas.

La operación, basada en abrir la piel y separar los compartimentos de los tendones, se asocia con una alta eficacia. Sin embargo implica la posibilidad de sufrir complicaciones quirúrgicas. Por ello se suele recomendar en casos en los que el tratamiento conservador no ha tenido efecto. Otros tratamientos invasivos están basados en el uso de anestesia local, acupuntura o la inyección de corticoides.

Los tratamientos conservadores de fisioterapia incluyen el uso del frío, calor, vendaje, masaje y fortalecimiento con ejercicios excéntricos. Otros tratamientos más innovadores que se han demostrado eficaces incluyen el uso de la electroterapia, especialmente de la radiofrecuencia (Fisioterapia Human Tecar). Dicha tecnología nos permite mejorar la inflamación y combatir la degeneración y engrosamiento de los tejidos afectados.

Artículos relacionados

 

Por | 2018-09-20T13:20:14+00:00 agosto 1st, 2018|Fisioterapia, Lesiones|Sin comentarios