¿Qué es el latigazo cervical y cómo podemos tratarlo?

El latigazo cervical, también llamo Whiplash, se considera un movimiento brusco de flexo-extensión de la curvatura cervical. Su causa etiológica más frecuente es un golpe de intensidad media en un accidente de tráfico.

¿Cómo se produce un latigazo cervical?

A la hora de explicar cómo se produce dicha lesión debemos ser consciente de la existencia de 3 fases distintas

  1. Se produce un impacto desde la parte posterior provocando un desplazamiento del tronco hacia delante, dejando atrasada el segmento cervical.
  2. En respuesta al impacto, se produce una hiperextensión vertebral. Durante dicho proceso se comprimen las apófisis vertebrales en su parte posterior con un mayor impacto en el ápex de la curva cervical.
  3. Finalmente como resultado a todo el proceso se produce una hiperflexión contrarrestando el movimiento debido al impacto en cervicales bajas.

Como hemos comentado, dicha lesión puede deberse a un accidente de tráfico. Aunque también puede tener su origen en una caída o durante la práctica de un deporte de impacto al realizar un movimiento brusco.

¿Cuál es la sintomatología del latigazo cervical?

La sintomatología del latigazo cervical suele cursar con

  • Dolor cuello por tensión muscular o incluso por inflamación intervertebral.
  • Limitación de la movilidad, en especial en rotación y extensión cervical.
  • Dolor de cabeza, mareo, vértigos, e incluso sensación de vómitos.
  • Dolor referido hacia brazo o zona interescapular.
  • Contractura muscular, en especial en los músculos trapecio superior y esternocleidomastoideo.
  • Rectificación de la lordosis fisiológica del segmento cervical.
  • Molestias zona lumbar e incluso irradiado a una de las piernas o brazo en función de la posición que estuviéramos tras recibir el impacto.

Puede darse alguno de los síntomas justo tras el suceso, o aumentar en el tiempo, tardando entre horas o incluso días. Por ese motivo si tenemos algún accidente debemos cuidar nuestro cuello durante las 48 horas posteriores, evitando movimientos bruscos o deportes de impacto que puedan irritar más a nivel facetario o la musculatura, ya que estará la zona más propensa a lesión.

La importancia de un tratamiento precoz

Tras el detonante de la posible lesión, es imprescindible acudir al médico para descartar fracturas u otros problemas. Sin embargo, debemos ser conscientes que un tratamiento con antiinflamatorios y collarín puede conllevar que el problema sea mayor en duración. Todo ello dependerá de la gravedad inicial de la lesión, lo que determinará un tratamiento de limitación muscular o por el contrario un tratamiento desde el primer momento.

¿Cómo puedo tratar mis síntomas?

Mediante el tratamiento de Radiofrecuencia de Human Tecar se puede ayudar a reducir las molestias y a disminuir la posible inflamación que se haya provocado. Especialmente en la zona de cervicales altas, disminuyendo la sensación de dolor a la palpación que en ocasiones se cursa tras un accidente incapacitando un correcto tratamiento.

Así mismo liberar las zonas tensionadas, en especial los músculos esternocleidomastoideo, inserción de trapecios superiores, escalenos e incluso ambos brazos.

El dolor nervioso y mareos se tratan también con una liberación de occipitales, ya que la zona craneal con respecto a la primera y segunda vertebra cervical se ven comprometidas en el impacto, produciéndose una diminución a ese nivel.

 

Artículos relacionados

 

Por | 2018-11-21T18:54:09+00:00 noviembre 21st, 2018|Fisioterapia, Lesiones|Sin comentarios