Procesos Detox, el hígado como protagonista

¿En qué consisten los procesos detox ? Después de las navidades, los medios nos han bombardeados con numerosos artículos y dietas post-festividades. El denominador común de éstas dietas es la desintoxicación. Pero, ¿de qué se trata realmente el proceso de desintoxicación? ¿En qué contexto es saludable? ¿Cómo debemos llevarlo a cabo para que sea efectivo?

Estas son algunas de las cuestiones que intentaremos resolver con el siguiente artículo, ya que intentaremos profundizar en el funcionamiento del hígado, el órgano detoxificador por excelencia.

EL HÍGADO

Se trata del órgano con mayor complejidad metabólica del cuerpo. Se encuentra situado debajo del diafragma en el lado derecho. Posee una enorme capacidad de regeneración, en respuesta a diferentes agresiones como toxinas, alcohol, medicación y muchos otros.

Entre el 20-30% de la población de países desarrollados sufre hígado graso no alcohólico. La principal causa suele ser una dieta alta en hidratos de carbono y grasas trans y saturadas.

Las mayores características y/o actividades a destacar del hígado son cruciales para el funcionamiento del organismo y supervivencia del cuerpo.

  • Filtro: depura toda la sangre procedente del intestino, eliminando sustancias de deshecho y toxinas.    
  • Secretora y excretora: se encarga de producir la bilis que facilita la digestión de las grasas, permite la absorción de vitaminas liposolubles, metaboliza colesterol y bilirrubina.
  • Metabolizador de los carbohidratos, proteínas, lípidos, minerales y vitaminas.
  • Protector y detoxificador: las células de Kupffer se encargan de ingerir y digerir parásitos, virus, bacterias y macromoléculas, al igual que toxinas y microorganismos procedentes del intestino.

¿CÓMO PODEMOS DETECTAR UN MAL FUNCIONAMIENTO DEL HÍGADO?

Si al menos notamos cinco de entre estos síntomas, podemos deducir un mal funcionamiento del hígado.

  • Cansancio matutino
  • Dolor de cabeza
  • Malas digestiones (sobre todo con grasa o alcohol)
  • Hematomas espontáneos
  • Boca pastosa o seca al despertar
  • Acné
  • Halitosis
  • Petequias
  • Caspa
  • Alteraciones del sueño
  • Problemas circulatorios (edema miembros inferiores, dilatación venas abdomen, hemorroides…)
  • Alopecia
  • Alteraciones psicológicas
  • Alteraciones menstruales o síndrome premenstrual

Con estas pinceladas nos podemos hacer una idea de la enorme importancia del correcto funcionamiento del hígado. Se trata de la base de cualquier tratamiento, ya que es impensable abordar cualquier problema digestivo, renal, pancreático o intestinal, sin antes realizar una correcta desintoxicación hepática o proceso detox.

¿EN QUÉ CONSISTE EL PROCESO DEPURATIVO?

Para iniciar el proceso depurativo debemos disminuir los niveles de toxemia del organismo. Por un lado, evitando incorporar el menor números de tóxicos externos, y por otro, ayudando a los órganos depurativos a eliminar las toxinas estimulando su funcionamiento. Una buena depuración suele durar entre 3 y 10 días dependiendo de la intensidad que se lleve a cabo y del estado inicial de toxemia del organismo.

Hay que tener en cuenta que muchas veces al iniciar un proceso depurativo, puede aparecer una crisis aguda, que significa que en el organismo se están produciendo cambios. Cursa con la aparición de varios síntomas, resultado de la desintoxicación: lengua con capa de saburra blanca, aliento fuerte, orina oscura y densa, heces más oscuras y abundantes, y son frecuentes los episodios de jaquecas durante los primeros días.

RECOMENDACIONES PARA LA DESINTOXICACIÓN

  • Consumir frutas como desayuno, almuerzo y/o cena.
  • Preparación de los alimentos al vapor, hervidos o a la plancha.
  • Eliminar consumo de productos refinados, carne roja, productos lácteos y derivados.
  • Evitar consumo de bebidas alcohólicas y excitantes.
  • Evitar alimentos fritos, congelados y precocinados.
  • Evitar situaciones de estrés y realizar actividad física suave.
  • Beber abundante agua filtrada o embotellada.

ALIMENTOS RECOMENDADOS:

Durante el proceso detox, (o depuración), se recomienda el consumo de los siguientes alimentos y suplementos para facilitar y estimular el funcionamiento del hígado.

  • Cereales integrales
  • Frutas: uvas, manzanas, ciruelas, cerezas, nísperos, fresas,
  • Verduras: alcachofas, cardo, cebolla, ajo, rábanos, escarola, endivia, berenjena
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Achicoria

SUPLEMENTOS RECOMENDADOS:

  • Cúrcuma
  • Glutamina
  • Colina
  • Vitamina C
  • Diente de león
  • Cardo mariano

Artículos relacionados

Por | 2019-03-14T14:53:03+00:00 marzo 14th, 2019|Nutrición, Salud|Sin comentarios