¿Cómo prevenir la diabetes? El síndrome previo a la enfermedad

Cuando hablamos de síndrome metabólico, nos referimos al conjunto de varias enfermedades o factores de riesgo en un mismo individuo, que aumenta la probabilidad de padecer o desarrollar una enfermedad cardíaca o una diabetes tipo II.

Factores de riesgo:

  • Índice de masa corporal (IMC) mayor a 30k/mts2.
  • Perímetro de cintura mayor a 88 cm en la mujer, o mayor a 102 en el hombre.
  • Intolerancia a los hidratos de carbono, como tener una glucemia mayor a 110mg/dL en ayunas.
  • Presión arterial mayor a 130/85mmHg.
  • Colesterol HDL bajo 45mg/dl en mujeres y bajo 50mg/dl en los hombres, o triglicéridos sobre 200mg/dl en ambos sexos.

Lo aconsejable es atacar este problema antes de encontrar alguno de los factores de riego establecidos ya en el individuo. Es la patología del siglo XXI, ya que somos la primera generación que no pasa hambre. Sin embargo, nuestros genes están adaptados a la época de nuestros abuelos, en la que tenían que ahorrar. El problema es que nuestra dieta  se parece muy poco a la de hace dos o tres generaciones. La mayoría de alimentos que ingerimos tienen un índice glucémico muy alto.

Los tres factores que más activan el síndrome metabólico son:

  • Estrés
  • Ayuno (no desayunar, saltarse comidas)
  • Cambios en los horarios de las comidas

Síntomas:

Podemos identificar algunos síntomas de que vamos por mal camino y que necesitamos cambiar nuestros hábitos. Se llaman síntomas de hipoglucemia reaccionar. Son:

  • Obesidad
  • Necesidad de azúcar, alcohol, café, soda
  • Fatiga general
  • Fatiga a las 11 y a las 17hs.
  • Dolores de cabeza
  • Calambres
  • Desánimos, depresión
  • Irritabilidad, cambios de humor
  • Ansiedad
  • Hiperemotividad
  • “bola” a nivel de la garganta o plexus
  • Opresión torácica
  • Temblores, vértigos
  • Hormigueo en las extremidades
  • Insomnio
  • Dolores de raquis
  • Extremidades frías
  • Transpiración anárquica
  • Dolores de estómago
  • Problemas digestivos
  • Espasmos de colon

Para mantener la glucemia en sus valores óptimos en sangre se debe consumir en todas las comidas, al menos un alimento con índice glucémico medio, junto con uno o varios de índice glucémico bajo. Sólo se debe consumir alimentos con un alto índice glucémico esporádicamente y si se acompañan de una alta calidad de verduras, que retrasen su vaciamiento gástrico. Esto haría que no suba tanto o de manera tan repentina el nivel de glucosa en sangre.

Índices glucémicos:

Alto: azúcares, harinas, café, té, ginseng, estimulantes, patata, arroz refinado e integral, maíz, fruta, zumos, miel, pan, chocolate, fritos, lácteos, soja y alcohol (éste predispone al síndrome metabólico a largo plazo).

Medio: cereales integrales, legumbres, carnes, pan germinado, ensaladas con hortalizas y/o proteínas.

Bajo: verdura, pescado, aceite, huevos y frutos secos crudos.

Por | 2017-12-04T18:16:10+00:00 noviembre 14th, 2016|Enfermedades, Nutrición, Salud|Sin comentarios