Dolor, ¿Por qué siempre aparece cuando me voy de vacaciones?

En muchos casos, el dolor aparece cuando nos relajamos o nos vamos de naciones. Si alguna vez te ha pasado, tranquilo porque no eres el único. Este fenómeno tiene una explicación fisiológica relacionada con el cortisol.

¿Qué es el cortisol?

Se trata de una hormona esteroidea producida por la glándula suprarrenal que se libera, principalmente, como respuesta al estrés. De hecho, es común el uso de diversas formas sintéticas de cortisol como tratamiento para un gran número de enfermedades.

Cuando nuestro nivel de estrés es alto, el cuerpo reacciona segregando sustancias proinflamatorias. Para compensar este efecto, el organismo a su vez eleva la concentración de cortisol en sangre. Gracias al efecto antiinflamatorio del cortisol, el organismo consigue contrarrestar el efecto del estrés y así mantener un estado de “no dolor”. Sin embargo, si esta situación se mantiene durante mucho tiempo, puede llegar a degenerar los tejidos a largo plazo.

¿Qué pasa cuando me voy de vacaciones?

Como hemos comentado, el estado de estrés al que estamos sometidos es el causante de dicha situación. Esto implica que en el momento en el que nuestro cuerpo se relaje,  el pico de cortisol disminuye. Al disminuir, disminuye su efecto analgésico, dejando al descubierto dolores que no tienen un origen traumático.

La forma más rápida y común que empleamos para paliar estos dolores es el uso de los conocidos como AINES (Antininflamatorios No Esteroides). Realmente, no tienen otro efecto que enmascarar el dolor sin dar solución al problema. Esto conlleva que no consigamos hacer desaparecer dichos dolores convirtiéndose en recurrentes en el tiempo.

Una vez que ya sabemos que el problema no son las vacaciones sino el estrés mantenido a lo largo del año, debemos ayudar a nuestro organismo a regular los picos de cortisol. Para ello, os dejamos algunos consejos a tener en cuenta. Son consejos que se centran en reducir el pico de cortisol más alto. Éste se produce  a primera hora de la mañana (08:00 a.m.):

  • Lávate la cara y las manos con agua fría nada más levantarte
  • Procura incluir en tu desayuno elementos como frutas, café o té verde y evita los alimentos ricos en azúcares refinados como los cereales azucarados…
  • Realiza actividad física por la mañana: nadar, caminar…
  • Procura llegar cansado a la hora de dormir reduciendo el tiempo de siesta.
  • Acude a un profesional de forma previa a las vacaciones con el objetivo de relajar la musculatura. Esto te ayudará a soltar  la tensión acumulada.

En Clínicas Om hemos diseñado un tratamiento específico antiestrés para conseguir una relajación total del cuerpo. Gracias a la combinación de terapia manual, el uso de la radiofrecuencia de Human Tecar y los aceites esenciales, devolvemos una hidratación adecuada a los tendones. Con esto consiguimos un mejor aporte de oxigenación en la musuculatura y una mejora en el retorno venoso.

Si quieres más información sobre dicho tratamiento, no dudes en consultarnos.

Por | 2017-12-04T18:46:21+00:00 agosto 9th, 2017|Lesiones, Salud|Sin comentarios