Pautas básicas preventivas de la hipertensión arterial

La hipertensión arterial (HTA) es uno de los trastornos cardiovasculares más comunes en la población de los países desarrollados. Podemos definirlo como un aumento de la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos al ser bombeada por el corazón. Se origina debido al estrechamiento u obstrucción de las arterias limitando el trasporte del flujo sanguíneo. Esto conlleva un aumento considerable del esfuerzo del músculo cardíaco.

Actualmente, esta enfermedad es conocida como el “asesino silencioso”. Causante de la muerte de 9 millones de personas al año, está presente en el 80% de las muertes por riesgo cardiovascular. La clínica más frecuente es asintomática, por lo que es difícil detectar en estadios iniciales. Aunque podemos establecer las cefaleas como síntoma más habitual.

En los países desarrollados, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte. Entre los 3 factores principales de riesgo cardiovascular encontramos:

  1. Hipertensión arterial (HTA)
  2. Tabaquismo
  3. Hipercolesterolemia

La HTA al igual que el tabaquismo, el aumento del colesterol “malo” (HDL), la obesidad, el sedentarismo y la resistencia a la insulina (prediabetes) son factores de riesgo “MODIFICABLES” de las enfermedades cardiovasculares.  Por ello, unas simples pautas pueden ayudarnos a prevenir el desarrollo de esta enfermedad.

Pautas para la prevención de la hipertensión arterial

Tal y como hemos comentado anteriormente, existen factores que podemos tratar de modificar para reducir al máximo la posibilidad de sufrir HTA. Para ello deberemos tener en cuenta algunos consejos como

  1. Controlar nuestra presión arterial de manera habitual, con el objetivo de observar cualquier anomalía.
  2. Controlar nuestros niveles de colesterol. Lo más aconsejable es que lo realicemos al menos 1 vez al año.
  3. Adoptar hábitos de vida saludables. Tal y como todos sabemos nos referimos a ámbitos como:

 

Alimentos a evitar si padecemos hipertensión arterial

Una vez nos han diagnosticado HTA debemos evitar ciertos alimentos que pueden provocar que nos den picos de tensión arterial provocando un empeoramiento de la enfermedad y de su repercusión en el organismo. Si no padeces HTA, toma nota para prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en el futuro.

  1. Bebidas con cafeína

El consumo excesivo de bebidas con cafeína como el café y el té o refrescos y bebidas energizantes influyen en el aumento de la presión arterial. Más si cabe si tenemos un diagnóstico previo de HTA.

  1. Dulces

Los dulces y azúcares refinados además de ser altamente adictivos, son muy perjudiciales para la salud. Deberemos eliminarlos de la dieta de los hipertensos, ya que nos conducirán a un sobrepeso y una resistencia a la insulina (diabetes) que nos aumentarán las probabilidades para desarrollar HTA.

  1. Harinas refinadas

El pan, las pastas, las masas y demás productos elaborados y refinados contienen niveles de sodio y grasas saturadas altas. Este alto contenido en sodio aumenta nuestros niveles de presión arterial. Además debemos sumarle el mismo problema que con los dulces, y es que consumidos de manera excesiva nos ocasionará un sobrepeso y por consecuencia una diabetes, empeorando nuestros factores de riesgo.

  1. Quesos

Los quesos curados tienen un alto contenido en sal y grasas saturadas que promueven el aumento de la presión arterial. Un exceso de sodio en la dieta favorece la retención de líquidos en los tejidos, que a su vez aumenta la tensión y la inflamación general del organismo.

  1. Encurtidos

Al igual que los quesos, el principal problema de este alimento es que en su elaboración se incluye una alta cantidad de sal que aumenta el riesgo de HTA.

  1. Salsas y aderezos

Las salsas y aderezos industriales para ensaladas o platos ya preparados suelen tener en su composición altos niveles de sodio que contribuyen al deterioro arterial. Mayonesas, salsas de tomate y demás aderezos similares además de sodio contienen niveles altos de azúcar y demás añadidos químicos que le aportan un excelente sabor y los hacen muy adictivos, pero que a la larga nos generaran dificultades a nivel metabólico.

 

Artículos relacionados

 

Por | 2018-05-17T17:54:24+00:00 mayo 17th, 2018|Alimentos, Enfermedades, Nutrición, Salud|Sin comentarios