Operación bikini ¡Empieza ya!

La operación bikini no puede empezar en Junio. Si queremos buenos resultados y, sobre todo, mantenidos en el tiempo, tendremos que empezar ya. Las principales claves para obtener nuestro objetivo es ir adoptando hábitos saludables en nuestro día a día en cuanto a alimentación. Añadiremos un plan de entrenamiento cuya intensidad  incrementará progresivamente. De esta forma evitaremos el tener que recurrir a dietas milagro (con su consecuente efecto rebote) o a planes de entrenamiento agresivos que puedan causarnos lesiones por la falta de tiempo.

Con respecto a la dieta, podemos comenzar por incorporar unos sencillos hábitos que convertiremos poco a poco en nuestro ritual cotidiano. de esta forma no nos tomará tanto esfuerzo como el llevar a cabo una dieta estricta. Hoy en día, contamos con innumerables sitios de comida sana. Esto nos ayudará cuando nos encontremos fuera de casa y evitará que nos tengamos que aislar socialmente.

Evitaremos terminar por aborrecer la aburrida comida que nos imponen en las dietas más estrictas. Podremos dar rienda suelta a nuestra imaginación evitando aquellos alimentos no saludables e intentando incluir aquellas recomendaciones que nos ayuden en nuestro propósito detox. Nuestra operación bikini no resultará tan costosa.

En el tema de la alimentación saludable, seguir estos consejos te será muy útil:

Eliminar el azúcar blanco:

Y todo aquello que lo contenga, como refrescos, zumos envasados, bollería, galletas, cereales de desayuno, mermeladas, gominolas, snacks, chocolates, helados, embutidos, comidas preparadas, tomate frito de bote…

Es recomendable echarle un vistazo a los ingredientes de los productos que compramos.  Muchos de ellos llevan grandes cantidades de azúcar encubierto. En su lugar podemos utilizar alternativas naturales no obtenidas mediante procesos químicos. Por ejemplo, el azúcar de caña 100% integral o panela, el azúcar de coco o la stevia en hoja (nunca líquido). Evitar la sacarina, stevia convencional y el sirope de ágape. Éstos, son obtenidos mediante agresivos procesos químicos.

Aumentar el consumo diario de agua:

Con ello conseguiremos una mejora en el funcionamiento de nuestros riñones y aumentaremos la eliminación de toxinas. Beber en ayunas el zumo exprimido de medio limón en un vaso de agua tibia multiplicará este efecto detox.  Además aportará un plus de alcalinización a nuestro organismo.

Limpieza hepática:

Todos los excesos que cometemos repercuten de manera esencial en nuestro hígado. Es el órgano encargado de depurar en primer lugar todas aquellas toxinas que se encuentra en nuestra sangre. Por ello, debemos introducir alimentos que ayuden a esa limpieza. Por ejemplo, tenemos los alimentos coleréticos, estimulantes de la contracción de la vesícula biliar y secreción de bilis: la alcachofa, endivias, berenjena, rábano y achicoria.

Incremento de antioxidantes:

Para recuperarnos antes y luchar contra los radicales libres que hemos creado con los excesos deberiamos introducir gran cantidad de alimentos antioxidantes. En este grupo están el té verde, la granada, la cúrcuma. Otros aliados serán los  alimentos ricos en sulfaranos (mayor capacidad antiox) como el brócoli o la coliflor.

Con estos consejos, constancia y mentalización lograremos convertir nuestro día a día en un ejemplo de vida saludable.

En clínicas OM os podremos aconsejar  y asesorar en este viaje de puesta a punto del cuerpo. Contamos con profesionales en las especialidades de nutrición, entrenamiento personal, y fisio-estética.

Por | 2017-12-04T18:31:32+00:00 febrero 3rd, 2017|Belleza, Deporte, Nutrición, Salud|Sin comentarios