¿Has oído hablar de la higiene postural?

Posiblemente, la respuesta sea sí. Pero, ¿sabemos realmente como conseguirla? ¿qué consecuencias puede traernos no tener una buena higiene postural?

Definición:

En primer lugar, vamos a definirla. Llamamos higiene postural, a la manera correcta y adecuada de realizar cualquier trabajo, movimiento o posición. Una buena higiene postural, evitará lesiones a largo plazo o molestias en nuestro cuerpo. Principalmente, el fin de mantenerla, será reducir y prevenir la carga excesiva y los daños en nuestra columna vertebral durante las actividades que realizamos en el día a día.

 

Pautas básicas para conseguirla:

  • Al estar de pie, la cabeza debe mantenerse en el plano horizontal. Deben evitarse los giros excesivos del tronco. Si hay que realizar giros o torsiones, se llevarán a cabo con movimientos de caderas y rodillas,  no con la columna lumbar.
  • La carga del peso corporal, deberá ser equilibrada.
  • Evitar la antepulsión de los hombros que favorece la cifosis dorsal.
  • Evitar permanecer de pie en la misma postura durante mucho tiempo.
  • Agacharse apoyando una mano en la rodilla evitando la flexión completa de la espalda al recoger objetos pequeños del suelo.
  • Evitar flexionar la espalda al levantar peso.
  • Colocar el peso, lo más cerca posible de la columna y separar los pies para aumentar la base de sustentación.
  • Siempre que tengamos que elevar un objeto pesado, flexionaremos las rodillas y las caderas.
  • A la hora de trabajar sentados, la altura de la mesa debe quedar aproximadamente a la altura de los codos para evitar inclinar demasiado el cuerpo hacia delante. La silla ideal, debe ser giratoria y con respaldo graduable para respetar la forma de la columna. Deberemos evitar cruzar una pierna sobre la otra y las rodillas, deberán estar ligeramente más altas que las caderas.
  • A la hora de dormir, intentar evitar hacerlo boca abajo. Hacerlo de lado con las rodillas flexionadas o boca arriba con una almohada bajo las mismas. Es importante también, utilizar un colchón firme.

Todas estas pautas, deben estar integradas en nuestro día a día. Existen disciplinas como el Pilates o los abdominales hipopresivos que ayudan a conseguir esta integración. Son disciplinas que trabajan mucho sobre la propiocepción corporal y aportan la flexibilidad, la fuerza y el tono necesario para conseguir mantener una postura adecuada durante todo el día.

En Clínicas Om, te asesoramos y valoramos para indicarte cual es el método que más te conviene.

Por | 2020-08-03T11:08:42+00:00 diciembre 7th, 2016|Consejos de Salud|Sin comentarios

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad técnica, no se recaban ni ceden sus datos de carácter personal sin su consentimiento. Asimismo, se informa que este sitio web dispone de enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a GABAD SPORT SL.

Configuración de cookies

A continuación, puede elegir qué tipo de cookies permite en este sitio web. Haga clic en el botón "Guardar configuración de cookies" para aplicar su elección.

FunctionalNuestro sitio web utiliza cookies funcionales. Estas cookies son necesarias para que nuestro sitio web funcione.

AnalisisNuestro sitio web utiliza cookies analíticas para que sea posible analizar nuestro sitio web y optimizarlo con el fin de mejorar la usabilidad.

Redes SocialesNuestro sitio web coloca cookies de redes sociales para mostrarle contenido de terceros como YouTube y FaceBook. Estas cookies pueden rastrear sus datos personales.

PublicidadNuestro sitio web coloca cookies publicitarias para mostrarle anuncios de terceros basados ​​en sus intereses. Estas cookies pueden rastrear sus datos personales.

OtrasNuestro sitio web coloca cookies de terceros de otros servicios de terceros que no son analíticos, redes sociales o publicidad.