¿Cuáles son las lesiones más comunes del esquí?

El esquí es uno de los deportes que más se practica en la temporada de invierno. Sus aficionados ya están esperando las primeras nevadas para subirse a la montaña y empezar a deslizarse por la nieve.

Practicar este deporte presenta muchos beneficios:  ayuda a mejorar la coordinación, aumenta el equilibrio o mejora la resistencia física. Pero también trae consigo un aumento de lesiones en esta época. En este post, os vamos a hablar de las lesiones más frecuentes que se dan en las principales modalidades de este deporte: el esquí alpino y el snowboard.

Lesiones de rodilla:

En el esquí alpino las lesiónes más frecuente se concentran en la rodilla, y entre ellas aparecen:

  • Roturas de ligamentos laterales.
  • Roturas de ligamento cruzado anterior.
  • Roturas de menisco.
  • Fracturas.

Lesiones de hombro:

La siguiente articulación más afectada por este deporte es el hombro, donde las más comunes son:

  • Fracturas del humero.
  • Luxaciones glenohumerales.
  • Lesiones en el manguito rotador.
  • Fracturas de clavícula.

Lesiones de tronco:

Al hombro le sigue la afectación del tronco, donde pueden darse lesiones en las costillas y la columna. Casi en la misma proporción se encuentra la afectación en la cadera-pelvis.

Por último, otra lesión frecuente en los esquiadores alpinos, es la del pulgar del esquiador, una lesión causada cuando la correa del bastón se engancha con el dedo pulgar y produce una hiperextensión del ligamento.

Por otra parte, en el snowboard, la mayoría de las lesiones se producen en el miembro superior, dañándose principalmente la articulación del hombro, donde se pueden dar las mismas lesiones que hemos visto en el caso del esquí alpino, y la articulación de la muñeca, que se lesiona cuando, al perder el equilibrio en una caída hacia atrás, el individuo coloca la muñeca en hiperextensión.

Los traumatismos craneofaciales también son más típicos en el snowboard, aunque se dan con menos frecuencia.

Como vemos, es amplio el abanico de lesiones que sufren los practicantes de este deporte, pero ¿cuáles son las causas más comunes que pueden producirlas? Son varias, y entre ellas podemos encontrar:

Principales causas:

  • Falta de preparación física. El esquí es un deporte que requiere una buena forma física además de una técnica correcta. Hay que saber caer, levantar, girar, subir pendientes etc. La musculatura necesaria para el esquí es poco utilizada en la vida diaria, por lo que es necesaria una preparación previa. En general es recomendable iniciar ejercicios unas 6 semanas antes de ir a practicarlo, de forma regular (mejor cada día) y se ha de combinar flexibilidad y tonificación muscular, especialmente de la musculatura lumbar, abdominal, de la cintura pélvica y de los miembros inferiores.
  • Cansancio. La mayoría de las lesiones se producen en las fases de cansancio, porque nuestra atención está disminuida. Debemos de hacer descansos y paradas según nuestro grado de fatiga.
  • Indumentaria o material incorrecto. La ropa ha de ser cómoda, transpirable y antideslizante. Hay que poner especial atención a la bota, que ha de adaptarse anatómicamente al pie. Es importante utilizar casco, ya que es un elemento fundamental para evitar lesiones en el cráneo y la cara.
  • Mala calidad de la nieve. La calidad de la nieve puede variar en poco espacio de tiempo, especialmente a final de temporada. Especial cuidado hay que tener con la nieve helada que puede producir fracturas y heridas.
  • Falta de hidratación e ingesta inadecuada. Cuando se realiza ejercicio intenso a bajas temperaturas se pueden producir grandes pérdidas de líquidos sin tener sensación de sed. En esta situación es importante el aporte de líquidos antes, durante y después del ejercicio, lo que contribuye a retrasar la fatiga y mejora el rendimiento.

Una técnica adecuada y el conocimiento real de la propias posibilidades, evitarán gran número de lesiones.

Por | 2017-12-04T18:18:14+00:00 noviembre 23rd, 2016|Deporte, Fisioterapia, Lesiones|Sin comentarios