La psoriasis y su relación con la alimentación

La psoriasis es una afección cutánea que podemos padecer debido a un problema auto inmune. Según numerosos estudios, la psoriasis se transmite de padres a hijos. Se desencadena cuando nuestro sistema inmunitario empieza a atacar por error a nuestro propio organismo, destruyendo el tejido sano. Esto provoca cambios en la piel, debido a que las células muertas tienden a acumularse de forma rápida en la superficie.

Principales síntomas de la psoriasis:

  • Piel seca, cubierta por “escamas”
  • Prurito
  • Enrojecimiento de las zonas afectadas
  • Dolor articular

Nutrición y psoriasis, una relación directa.

Es fundamental conocer la importancia que puede tener una nutrición adecuada con el fin de  proteger nuestro organismo desde el interior. Proporcionarle una base sobre la que se sustenten todas las funciones fisiológicas.

Las personas que padecen psoriasis y artritis psoriasica, tienen unas necesidades nutricionales especiales debido a la inflamación crónica que presentan y al constante cambio cutáneo.

Debemos prestar especial atención a la alimentación que lleven a cabo, siendo de vital importancia evitar alimentos con componentes inflamatorios, así como incorporar aquellos que nos ayuden a reforzar el sistema inmunológico.

Otra enfermedad a tener en cuenta es la artritis psoriásica, una afección inflamatoria de las articulaciones asociada a la psoriasis y cuyo origen también se considera autoinmune. En este caso, como en el de la psoriasis y en otras enfermedades cutáneas, no se cumplen los criterios estrictos de la celiaquía, pero muchas veces hablamos de cierta sensibilidad o intolerancia y estas alteraciones mejoran con la dieta sin gluten. Cuando un celiaco, apunta el experto, “tiene psoriasis, ésta puede controlarse mucho mejor con la dieta sin gluten, sin embargo sin la dieta es mucho más complicado”.

10 alimentos a evitar si se padece psoriasis:

        Carnes: evitar carnes rojas, ya que al elevar el número de citoquinas pueden agravar los   síntomas de la psoriasis. Así mismo, evitar carnes preparadas, salchichas, hamburguesas, patés…

  • Pescado: debemos controlar su ingesta y ser selectivos con la procedencia del mismo. El mayor riesgo suelen ser los niveles de mercurio, pero si estamos seguros de su procedencia y es fiable su origen podemos consumirlo sin problema.
  • Lácteos: además de contar con el mismo problema que la carne, las citoquinas, también poseen vaselina. Es una proteína de la leche que al ser ingerida, hace que aumente la producción de histamina, siendo ésta muy perjudicial en pacientes con psoriasis.
  • Yema del huevo: evitarla recomendando consumir sólo la clara.
  • Café: aumenta la producción de citoquinas, aumentando la inflamación de la piel.
  • Gluten: numerosos estudios aseguran que un gran porcentaje de pacientes con psoriasis, suelen ser alérgicos al gluten. Se ha demostrado una relación entre las enfermedades autoinmunes con el gluten. La sintomatología mejora cuando es eliminado de la dieta.
  • Maíz, aceite de maíz o jarabe de maíz (fructosa): contiene componentes inflamatorios, por lo que deben ser evitados al máximo.
  • Azúcar: reduce la función del sistema inmune.
  • Alimentos procesados
  • Alcohol

Alimentos recomendados:

Por el contrario, es muy recomendable el consumo de frutas y de verduras con alto contenido en vitamina C, betacarotenos y antioxidantes. Estas sustancias, aumentan notablemente la función del sistema inmune.

Entre las más destacadas encontramos: zanahorias, albaricoques, mango, alcachofas, brócoli, coles de bruselas, puerros, cebolla, espinacas, calabaza, calabacín y nabos.

 

Artículo relacionados

 

Por | 2017-12-07T18:32:16+00:00 octubre 27th, 2017|Enfermedades, Nutrición|Sin comentarios