La osteopatía gestacional, gran ayuda durante el embarazo

La maternidad es una de las etapas más importantes en la vida de una mujer. De ahí que existan disciplinas especializadas para el tratamiento de la mujer durante la gestación. Entre todas ellas, hoy profundizamos sobre la  osteopatía gestacional.

¿Qué cambios sufre mi cuerpo durante el embarazo?

El cuerpo de la mujer durante el embarazo experimenta multitud de cambios. Uno de ellos es la variación del centro de gravedad al aumentar el tamaño del útero. Este hecho provoca un aumento de las curvas fisiológicas de la columna vertebral dando lugar a la aparición de patologías como lumbalgia, ciática, cervicalgia, etc.

Otro de los cambios que se produce es la hiperlaxitud articular. Esta hiperlaxitud viene dada por el aumento de secreción de sustancias como la relaxina. En este caso pueden aparecer molestias sobre todo a nivel del anillo formado por la pelvis (iliacos y sacro) que nos ocasiona dolores a nivel lumbar, sacro-iliaco y sínfisis del pubis, así como dolores en los pies (pérdida del arco plantar) o calambres musculares.

Todos estos problemas los podemos afrontar y resolver desde el marco de la osteopatía gestacional. Su papel es guiar y supervisar el desarrollo del embarazo consiguiendo que tenga lugar de forma más natural y con las menores consecuencias posibles para la madre y el bebé.

¿De qué se trata la osteopatía gestacional?

La osteopatía gestacional en el preparto se encarga de normalizar las tensiones que van surgiendo a nivel intra-abdominal que pueden provocar modificaciones en el posicionamiento del feto, causando posiciones no deseadas como que venga “de nalgas” o en posición transversa.

Por otro lado, estudiamos las lesiones derivadas de la posición del sacro de la madre. Esto es debido a que en ocasiones puede causar problemas en el paso del bebé por el canal de parto dificultando la salida del mismo. Lo ideal sería trabajar estas lesiones del sacro, sobre todo si son traumáticas, antes del embarazo. De esta manera comenzamos el proceso de gestación en las mejores condiciones posibles para el bebé y la mamá. Ayudando así a limitar posibles problemas tanto para la madre como para el bebé.

De la mano hacia el parto

Otro de los problemas que aborda la osteopatía gestacional, es acompañar a la paciente en el camino hacia el momento del parto. Durante el tratamiento conseguimos normalizar las alteraciones articulares y evitar compresiones y atrapamientos de las raíces nerviosas lumbares y sacras que se pueden encontrar comprometidas por los cambios estructurales que sufre la pelvis según va evolucionando el embarazo.

Por último, se completa el tratamiento con un seguimiento de la madre en el pueriperio hospitalario y en el postparto más inmediato, normalizando las articulaciones a nivel estructural de la cintura lumbo-pélvica, a nivel visceral y ginecológico y a nivel craneal.

Desde Clinicas OM os ofrecemos nuestra ayuda para guiaros y aconsejaros en esta fase tan especial de la vida. Para ello, ponemos a vuestra disposición profesionales especializados en las disciplinas tanto de osteopatía gestacional y perinatal, como en suelo pélvico, pilates para embarazadas e hipopresivos para la recuperación post-parto. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

Artículos relacionados

 

 

Por | 2018-02-08T11:40:46+00:00 febrero 8th, 2018|Fisioterapia, Osteopatía|Sin comentarios