La nutrición en el tratamiento del cáncer

La nutrición influye directamente en la salud de nuestro sistema digestivos, sistema nervioso…

En el caso del cáncer, la alimentación que llevemos a cabo tanto durante el tratamiento como después puede ayudarnos a reducir los efectos secundarios de la medicación. Podemos dividir los alimentos en cuatro grandes familias en función de su objetivo: antiinflamatorios, antioxidantes, antiangiogénicos y probióticos.

Alimentos antiinflamatorios:

La inflamación es un proceso natural de nuestro organismo para defendernos ante traumatismos, heridas, infecciones o venenos. Diversos estudios han relacionado la inflamación con la aparición de diferentes tipos de cáncer. Dicha inflamación puede venir dada a consecuencia de muy diferentes causas como pueden ser nuestro tipo de alimentación, el estrés, la ira, ansiedad, los tóxicos ambientales como radiaciones, la contaminación y el tabaco.

Desde el punto de vista de la alimentación existen diversos alimentos que por su composición pueden ayudarnos a luchar con esta inflamación. Dichos alimentos son:

  • Verdura y fruta verde
  • Algas
  • Semillas de lino molidas
  • Cúrcuma
  • Frutos Secos
  • Pescado azul

Alimentos antioxidantes:

Hoy en día oímos hablar mucho de los radicales libres y el estrés oxidativo, casi siempre en relación con el envejecimiento, pero en el origen del cáncer tienen un papel crucial. Los radicales libres se producen con la respiración, el ejercicio, los procesos inflamatorios, quimioterapias, los deshechos de la digestión de los alimentos, los fármacos…

Para protegernos de éstos radicales libres y neutralizarlos recurrimos a los antioxidantes. Los alimentos que más antioxidantes tiene son:

  • Frutos rojos
  • Piña
  • Papaya
  • Vegetales verdes
  • Té verde
  • Verdes crucíferas
  • Frutos secos

Alimentos antiangiogénicos:

Al igual que nosotros, un cáncer necesita de una fuente de energía para poder crecer. Los nutrientes junto con el oxígeno permiten dicha proliferación. Para asegurarse ese aporte de alimentos el cáncer utiliza un proceso llamado angiogénesis (la formación de nuevos vasos sanguíneos).

Según este hecho, tratar de reducir la capacidad creadora de nuevos vasos tendría un efecto de contención del futuro crecimiento de la enfermedad. Para ello los mejores alimentos serían:

  • Ajo
  • Perejil
  • Apio
  • Cúrcuma
  • Jengibre
  • Verduras crucíferas
  • Setas

Alimentos probióticos:

El sistema inmune es fundamental a la hora de combatir el cáncer. El estrés y las emociones negativas inhiben a nuestras defensas. Para mantener a nuestro sistema inmune preparado para luchar contra el cáncer debemos aportarle una buena alimentación, ejercicio físico y evitar la exposición a los tóxicos que lo debilitan.

La mayor parte del sistema inmune se encuentre en la flora intestinal, en nuestro aparato digestivo. Por ello consumir alimentos que nos ayudan a fortalecerla son básicos en nuestra dieta. Alguno de los alimentos más beneficiosos son:

  • Kéfir
  • Yogur
  • Chucrut
  • Miso
  • Salsa de soja (sin gluten ni azúcar)
  • Setas (refuerzan el sistema autoinmune)
Por | 2017-12-04T18:12:36+00:00 octubre 21st, 2016|Alimentos, Enfermedades, Nutrición|Sin comentarios