La microscopía del campo oscuro

En la actualidad la tecnología y la ciencia nos permiten conocer el estado de salud de una persona de muy diferentes maneras. Una de esas maneras es la la microoscopía del campo oscuro. Dicha técnica nos permite visualizar el “universo” existente en pequeños fragmentos nuestro cuerpo. A través de una gota de sangre podemos ver el corpus vital que la habita.

 

¿Qué tecnología se emplea?

El microscopio en campo oscuro está diseñado para permitir la desviación de los rayos de luz. De este modo, los detalles aparecen claros sobre un fondo oscuro. En un microscopio clásico, la luz pasa directamente a través de la muestra por lo que el calor de la fuente de luz mata los glóbulos rojos más rápidamente. En la microcopia del campo oscuro, la muestra puede ser vista por periodos más largos, sin que las células puedan ser dañadas  o destruidas por las altas temperaturas.

 

¿Qué nos permite ver la microscopía del campo oscuro?

La microscopía de campo oscuro permite evaluar las formas y propiedades de las células de la sangre, indicando las condiciones nutricionales que pueden afectar negativa­mente a la salud de una persona. La sangre contiene células tan importantes  como glóbulos  rojos, glóbulos  blancos, plaquetas y otros elementos vivos. La forma que tienen estos elementos de vivir, de morir, de distribuirse y de coexistir, determina el carácter del cuadro sanguíneo analizado.

La ventaja de este análisis sobre las pruebas de sangre estándar, es que detecta cambios químicos en la sangre detectando trastornos nutricionales iniciales, cuando el problema está en sus primeras etapas. Al monitorear la condición de la sangre, un profesional de la salud puede ayudar a “equilibrar” las condiciones óptimas de ésta mediante reco­mendaciones dietéticas y de estilo de vida que pueden mejorar la salud.

¿Qué situaciones podemos detectar?

Dentro de la información que esta técnica puede proporcionarnos, destacan situaciones pre-patológicas o patológicas como:

  • Anemia
  • Exceso de acidez
  • Exceso de coagulación asociado a una predisposición de formación de trombos.
  • Oxidación de la sangre y sus glóbulos  rojos
  • Presencia de parásitos y toxina en nuestro cuerpo
  • Problemas o deficiencias en el sistema inmunológico
  • Falta de oxígeno en la sangre
  • Presencia de cristales de colesterol y ácido úrico
  • Estados inflamatorios
  • Predisposición a la degeneración celular
  • Estados inflamatorios

Artículos Relacionados

 

Por | 2018-03-06T19:29:44+00:00 marzo 6th, 2018|Medicina Biológica, Salud|Sin comentarios