La actividad física en los adultos mayores

Las personas de más de 65 años, deberían realizar ejercicio de manera moderada y controlada para mantener un tono muscular adecuado y una buena movilidad. Lo ideal, sería dedicar 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien, 75 minutos a algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica.

La actividad se practicará en sesiones de 10 minutos, como mínimo.

Tipos de ejercicios:

Existen cuatro tipos principales de ejercicios. Las personas mayores necesitarían realizar un poco de cada uno:

  • Actividades de resistencia ( caminar, nadar o hacer bicicleta) Además de desarrollar resistencia, mejoran la salud del corazón y el sistema circulatorio.
  • Ejercicios de tonificación y fortalecimiento de los principales grupos musculares. Desarrollan tejido muscular y reducen la pérdida muscular relacionada con la edad (pilates).
  • Ejercicios de flexibilidad para estirar los músculos y mantener el cuerpo ágil y flexible.
  • Ejercicios de equilibrio para reducir las posibilidades de sufrir una caída (synergy mat).

Cuando los adultos de mayor edad no puedan realizar la actividad física recomendada debido a su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado. Los beneficios de la actividad física en los adultos mayores son:

  • Mejora de las funciones cardiorrespiratorias y mejora de la salud ósea y funcional.
  • Menor tasa de mortalidad por todas las causas.
  • Mejora del sistema muscular, con mejor masa y composición corporal.
  • Previene de las enfermedades cardiovasculares y diabetes de tipo 2.
  • Reduce el riesgo de depresión o deterioro cognitivo.
  • Menor riesgo de caídas y menor riesgo de limitaciones funcionales moderadas y graves.
Por | 2017-12-04T18:05:41+00:00 octubre 3rd, 2016|Deporte, Salud|Sin comentarios