Kinesiotape, ¿realmente funciona o es un mito?

Desarrollado por el Dr. Kenzo Kase, el Kinesio-tapping (KT) o vendaje neuro-muscular ha ido cobrando importancia y extendiéndose a nivel internacional en las últimas décadas. Su nombre se debe a la unión de las palabras “kinesiología”, que se refiere al estudio del movimiento y “tape”, que significa cinta o vendaje en inglés.

¿En qué consiste el kinesiotape?

Dicha ténica consiste en la utilización de esta cinta diseñada específicamente para facilitar la recuperación natural del organismo. A través de ella proporcionamos soporte y estabilidad a los músculos y articulaciones. Por ello, una de sus características más destacadas es que actúa sin restringir el rango del movimiento fisiológico, siendo la principal ventaja respecto al vendaje funcional tradicional.

Esta técnica tuvo su aplicación inicial en el ámbito deportivo. Sin embargo en los últimos tiempos ha conseguido una gran aceptación en distintos campos de la medicina como pueden ser

  • Pediatría
  • Neurología
  • Podología
  • Drenaje linfático
  • Medicina estética…

 

¿Cuáles son sus principales beneficios?

El verdadero beneficio que experimenta nuestro cuerpo con su aplicación radica en las características físicas del vendaje. El kinesio-tape cuenta con una capacidad de elasticidad que al colocarlo bajo cierta tensión genera un pequeño levantamiento de la piel (lift) a nivel microscópico que permite aumentar el espacio intersticial (entre la piel y el músculo) que frecuentemente se ve reducido por la fatiga y sobrecarga de los tejidos. Este efecto nos permite facilitar la circulación de los canales linfáticos y vasos sanguíneos superficiales liberando las toxinas y mediadores de la inflamación producidos por la lesión. Debido a esa disminución de la compresión local, reduce la estimulación de los nociceptores (receptores nerviosos encargados del dolor) locales, provocando mejora de la clínica del paciente.

Esto permite que se generen inputs propioceptivos importantes para la reeducación del aparato músculo-esquelético y para la auto-recuperación del organismo.

Entre los beneficios terapéuticos que se le atribuye al kinesiotape destacan:

  • Reducción del dolor y de la inflamación
  • Facilitación de la circulación superficial sanguínea y linfática
  • Mejora de la contracción-relajación muscular
  • Mejora de la corrección postural.

Sin embargo, en los últimos años, al igual que existe un gran número de adeptos, han surgido diversos investigadores que han tratado de demostrar la inexistencia de esos efectos neurofisiológicos beneficiosos sin llegar a ninguna conclusión definitiva. Por ello, existe una gran controversia en el tema, ya que la comunidad científica le resta credibilidad de manera inevitable, a pesar de sus resultados satisfactorios en la aplicación clínica, a raíz de estos estudios con conclusiones muy diversas.

Artículo relacionados

 

 

 

Por | 2018-05-25T17:18:53+00:00 mayo 23rd, 2018|Fisioterapia, Tratamientos|Sin comentarios