¿Por qué es tan importante la Fisioterapia en el tratamiento de la Fibrosis Quística?

Hoy, 8 de septiembre, se “celebra” el día mundial de la Fibrosis Quística y el día mundial de la Fisioterapia. En el siguiente artículo, combinamos ambos temas para  explicar cuál es el papel que desarrolla la fisioterapia en el tratamiento de esta enfermedad.

¿Qué es la fibrosis quística?

La Fibrosis Quística es una enfermedad crónica y degenerativa que afecta principalmente a los pulmones y al sistema digestivo. Provoca un grave problema de salud que puede llegar a ser potencialmente mortal. Se trata de una enfermedad hereditaria autosómica recesiva. Esto significa,  que si se hereda el gen defectuoso de ambos padres se padecerá la enfermedad. Por otro lado,  si se hereda un gen normal y un gen defectuoso, la persona será portador de la enfermedad sin padecerla. Eso sí, tendrá  posibilidad de transmitirla a su descendencia. Esta es una de las enfermedades genéticas más frecuentes en la raza caucásica.

¿Cómo ayuda la fisioterapia en el tratamiento de la fibrosis quística?

La causa de esta enfermedad es una alteración genética que afecta a las zonas del cuerpo que producen secreciones. Esta circunstancia, da lugar a un espesamiento de las mismas. Las secreciones se  acumulan y obstruyen los canales que las transportan. Este estancamiento puede producir infecciones e inflamaciones que afecten a zonas del pulmón, hígado, páncreas y sistema reproductor principalmente. Se trata de uno de los tipos de enfermedad pulmonar crónica más común en niños y adultos jóvenes.

Los síntomas característicos de esta enfermedad son: sabor salado de la piel, frecuentes problemas respiratorios, falta de peso y problemas digestivos. Por lo tanto, es una patología grave con una esperanza de vida limitada. A día de hoy, no tiene curación.

Afortunadamente, en los últimos años se ha avanzado mucho en su conocimiento. Con un diagnóstico precoz y un tratamiento multidisciplinario, se puede prolongar la esperanza de vida de las personas que la sufren y mejorar su calidad de vida.

¿Cómo ayuda la fisioterapia en el tratamiento de la fibrosis quística?

En el tratamiento de la Fibrosis Quística, la Fisioterapia va a cumplir un papel muy importante. La persona que padece esta enfermedad, además de seguir un tratamiento médico que luche contra la infección e inflamación respiratoria y de tener un control nutricional que le ayude a conseguir una alimentación adecuada, deberá realizar con regularidad fisioterapia respiratoria, ejercicios de fortalecimiento de la musculatura del tórax y practicar ejercicio físico.

De esta manera, la Fisioterapia va a intentar contrarrestar los problemas pulmonares y la obstrucción con terapias para diluir el moco. También facilitará su expectoración fuera de los pulmones. Por otro lado, la actividad o ejercicio (que llevan a la persona a respirar profundo) en combinación con las técnicas de fisioterapia respiratoria (como el drenaje postural) van a conseguir evacuar las secreciones de las vías respiratorias. Esta situación ayudará a  mantenerlas despejadas, mejorando la calidad de vida del paciente y aumentando también su esperanza de vida.

Por | 2017-12-04T18:44:55+00:00 septiembre 8th, 2017|Enfermedades, Fisioterapia, Tratamientos|Sin comentarios