Hipopresivos tras dar a luz

Cada vez son más las mujeres que deciden recuperar su cuerpo tras el parto con la práctica de los abdominales hipopresivos. Tras dar a luz necesitamos recuperar la actividad física progresivamente, e ir reconciliándonos de nuevo con nuestro cuerpo. Siempre deberemos obtener autorización médica antes de ponernos manos a la obra.

La elección del ejercicio a realizar es fundamental. Un punto clave de la recuperación debe ser nuestro suelo pélvico. Ésta zona de nuestro cuerpo, se verá especialmente afectada en los últimos meses de gestación  y en el momento del parto. También debemos prestar especial atención a nuestro abdomen. Una de las preocupaciones más frecuentes en el post parto es la distensión abdominal. La faja abdominal se encuentra debilitada y necesita recuperar su tono muscular. Son numeroso los casos en los que nos encontramos con el problema añadido de la diástasis abdominal.

¿Qué es la diástasis abdominal?

La unión entre ambos rectos abdominales (aponeurosis o línea alba), se distiende a causa del aumento de volumen del abdomen. Los músculos se estiran para permitir el desarrollo del bebé, lo que aumenta el riesgo de rotura de las fibras de esta zona. Podemos distinguir dos tipos de diástasis:

  • Diástasis funcional, en la que no hay todavía rotura ni desgarro de estructuras.
  • Diástasis anatómica, donde la aponeurosis fibrosa se rompe. Puede incluso producirse  una hernia abdominal debido al aumento de presión intra abdominal.

En primer lugar, si sospechas que puedes tener una diástasis abdominal, debes acudir a un fisioterapeuta especializado. Se realizará una valoración para orientarte  hacia una correcta recuperación. La técnica más indicada para éste tratamiento, son los hipopresivos, junto con un plan adecuado y personalizado de fisioterapia.

Los ejercicios hipopresivos realizan un trabajo muy completo en toda la faja pelvi-lumbo-abdominal, haciendo especial hincapié en el fortalecimiento del transverso del abdomen, músculo fundamental para el mantenimiento de la estabilidad del tronco. La bajada de presión intraabdominal y la tracción miofascial que se produce durante el hipopresivo, mejoran el suelo pélvico y permiten que los rectos abdominales se vayan aproximando a su posición original.

Los hipopresivos son el mejor ejercicio para la recuperación post parto y para mejorar la diástasis del abdomen, respetando el suelo pélvico.

Por | 2017-12-04T18:14:42+00:00 noviembre 2nd, 2016|Deporte, Hipopresivos, Suelo pélvico|Sin comentarios