La fractura de cadera en las personas mayores

En la actualidad, la fractura de cadera es sufrida por más de 60.000 personas al año. Los pacientes que sufren esta patología pueden padecer serias complicaciones, que van desde distintos grados de discapacidad hasta una completa pérdida de independencia.

Aproximadamente el 50% de los pacientes que son independientes antes de haber sufrido fractura de cadera, no son capaces de recuperar el estilo de vida previo. Cerca del 10% no puede retornar a su residencia habitual.

La fractura de cadera se produce en personas mayores de 65 años en el 90% de los casos. El principal factor de riesgo es la osteoporosis que disminuye la resistencia del esqueleto óseo. A esto sumamos que la tendencia a caerse aumenta a esta edad, así como la pérdida de reflejos.

En este tipo de pacientes la sustitución por una prótesis de cadera parece la solución más recomendada. Permite al paciente una carga total temprana y disminuye la posibilidad de una segunda intervención.

El tratamiento rehabilitador en este tipo de pacientes, va enfocado a devolverles la máxima autonomía posible para intentar reintegrarlos, en la medida de lo posible, a su vida anterior.

 

Tratamiento:

Movilizaciones con el fin de que el paciente pueda retomar la marcha, con ayudas técnicas o incluso sin ellas.

Fortalecimiento muscular para mantener una buena estabilidad en bipedestación, tanto en estático como en la fase de apoyo monopodal durante la marcha.

Conseguir una potencia suficiente para realizar de forma adecuada las fases dinámicas de la marcha.

Reeducación de marcha y equilibrio.

Actividades de la vida diaria. Reseñar que son imprescindibles asideros, alfombrillas antideslizantes y asientos en la ducha. Con respecto a la sedestación, no puede existir una flexión excesiva de cadera, no podrá sentarse con las piernas cruzadas, se le explicará como deberá dormir…

Por | 2017-12-04T18:03:12+00:00 septiembre 22nd, 2016|Fisioterapia, Lesiones, Tratamientos|Sin comentarios