Episiotomía, ¿realmente es aconsejable?

La espisiotomía, según el MeSH (Medical Subject Headings), es “una incisión de la pared posterior de la vagina y una porción del perineo que agranda el introito para facilitar el expulsivo y prevenir desgarros”.

España es uno de los países donde existe un mayor índice de episiotomías en el momento del parto.

Existen dos tipos de incisiones:

  • mediolateral: incisión que se realiza de forma lateral. Éste tipo de incisión, provoca menores daños colaterales pero tarda más en cicatrizar.
  • medial: está más en desuso puesto que el corte requiere más compromiso a nivel esfinteriano. Puede producir mayores problemas de incontinencia anal, parcial o total.

Consecuencias a corto y largo plazo de la práctica de la episiotomía:

– Dolor y escozor al andar o ante la micción.

– Reacción alérgica a los puntos de sutura.

– Dolor en las relaciones sexuales.

– Incontinencia urinaria por debilidad de la musculatura.

– Desgarro aumentado por la incisión.

– Aumento de congestión pélvica.

– Sangrados ocasionales.

¿Cuándo es necesario realizar una episiotomía?

Actualmente existe mucha controversia entre la necesidad de realizar una episiotomía o dejar que se produzca un desgarro de manera natural.

El obstetra o la matrona es la persona encargada de valorar si, llegado el momento, es necesario realizar una episiotomía. Normalmente se da ante casos de asfixia del bebé, bebés macrosómicos ( 4 kilos o más), que vengan en posición de nalgas, partos instrumentalizados o incluso para evitar que se produzca un desgarro de manera descontrolada y difícil de curar. 

La episiotomía es equivalente a un desgarro espontáneo de segundo grado en una escala de cuatro. Por este motivo, la OMS desaconseja su práctica de forma preventiva en el paritorio.

¿Cómo puedo prevenir la episiotomía?

Un fisioterapeuta especializado en uroginecología puede ayudarte a prevenir la episiotomía mediante:

  • Masajes perineales: consisten en realizar un masaje en la zona perineal de la mujer para ayudar a la relajación de la musculatura y distensión.
  • EPI-NO: es un dispositivo no muy conocido todavía que consiste en una sonda de presión que ayuda a relajar la musculatura y distenderla. También pude usarse para la práctica de los pujos.
  • Ejercicio terapéutico para embarazadas: ejercicios guiados que ayudan a flexibilizar la cadera y distender la musculatura, ayudando a preparar el cuerpo para el momento del parto. Asimismo, estos ejercicios consiguen que la futura mamá interiorice una correcta respiración para así conseguir un pujo más eficaz y prevenir los desgarros.

¿Si ya me han hecho una episiotomía me pueden tratar?

Sí, de hecho, es aconsejable para evitar que los efectos secundarios puedan dar la cara. Se recomienda realizar una valoración uroginecológica pasada la cuarentena, donde se realiza un diagnóstico más certero de si existe sintomatología tras una episiotomía.

El tratamiento general suele ser:

  • Tratamiento con radiofrecuencia Human Tecar® en la zona de la cicatriz, para ayudar a la regeneración de la musculatura y evitar posibles adherencias.
  • Ejercicios progresivos guiados y ayudando a la propiocepción, de forma manual o con la ayuda del Phenix® (Electroestimulador y Biofeedback)
  • Sinergy Viss®, equipo de vibración mecano-sonora que alivia de manera sintomática las molestias
  • Masaje perineal postparto, para aliviar la musculatura y evitar tensiones innecesarias.

Cabe destacar que cada mujer y cada parto son diferentes, por tanto, también pueden cursar con otras sintomatologías diversas y responder de manera distintas a cada uno de los tratamientos.

Artículos relacionados

Por | 2019-03-01T12:33:33+00:00 febrero 19th, 2019|Suelo pélvico|Sin comentarios