Entrenamiento en altitud o hipoxia intermitente

Para poder entender cuál es la base de la hipoxia intermitente, debemos conocer cuál fue su origen.

Historia del entrenamiento en altitud

En los años 50/60 nace en la Unión Soviética el concepto de “entrenamiento en altura” para preparar tanto a los pilotos de combate como a los astronautas.

En 1968, con motivo de los JJOO de México, surgieron las primeras investigaciones del entrenamiento en altura con fines deportivos ya que la capital azteca se encuentra a más de 2000 metros de altura sobre el nivel del mar.

Es en la década de los 80 y de los 90, cuando nacen los primeros CAR en altitud y cuando en los paises nórdicos, comienzan a usarse las habitaciones de nitrógeno. En esa misma época se logró sintetizar por primera vez en laboratorio la EPO ( Eritro-poyetina), con la consiguiente aparición de significativos casos de doping (ciclismo).

En 1992 se inauguró en España el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada y en el 2000, empiezan a surgir los primeros estudios científicos que demuestran los beneficios de la hipoxia también en el ámbito del bienestar y de la salud.

¿Qué es la EPO?

La EPO es una hormona que se produce principalmente en el riñón cuando falta oxígeno (hipoxia) en el cuerpo. Esta hormona consigue mantener el oxígeno en los tejidos controlando la cantidad de glóbulos rojos, denominados eritrocitos, que circulan en la sangre, aumentando así la resistencia. En los laboratorios se sintetiza esta hormona con fines terapéuticos, sin embargo, se ha usado ilícitamente en algunos deportes de resistencia, principalmente en el ciclismo.

 

¿En qué consiste la hipoxia intermitente?

La hipoxia intermitente (HI) consiste en la administración de episodios de hipoxia, alternados con intervalos de normoxia. Se ha experimentado mucho con la HI y las conclusiones principales son que los beneficios variarán en cada caso y que la administración de HI debe ser personalizada y moderada según el individuo. El impacto es totalmente dependiente de la administración. Existe extensa evidencia científica que demuestra que protocolos de HI moderados, suponen un medio simple, seguro y eficaz para obtener beneficios terapéuticos significativos en diversos trastornos clínicos.

 

¿Cuáles son los principales beneficios de la hipoxia intermitente?

Generalmente se ha asociado la hipoxia con beneficios para deportistas de élite. Sin embargo, existen numerosos beneficios en el ámbito de la salud general. Algunos de dichos beneficios son:

Ámbito deportivo

  • Mejora la resistencia y evita la aparición de fatiga
  • Aumenta la fuerza y el tiempo que se conserva, llevando más energía a los músculos
  • Mejora la concentración y la destreza
  • Disminución de lesiones

Ámbito de la salud

  • Mejora la sensación de bienestar
  • Aumenta el gasto metabólico en reposo
  • Mayor eficiencia metabólica lipídica
  • Efecto diurético
  • Aumento de la vitalidad y de la tolerancia al estrés y a la fatiga
  • Mejora de la calidad de sueño
  • Disminución de cefaléas
  • Ayuda en los estados leves-moderados de depresión
  • Refuerza el sistema inmunológico
  • Aumento de la hormona del crecimiento
  • Mejora en pacientes del asma
  • Disminuye la anemia producida por quimioterapia o por radiación
  • Disminuye la hipertensión
  • Mejora la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica)

 

 

Por | 2018-04-14T13:31:48+00:00 abril 13th, 2018|Deporte, Hipoxia|Sin comentarios