Endometriosis: cómo mejorar con fisioterapia

¿Qué es la endometriosis y cómo se diagnostica?

La endometriosis es una patología crónica que afecta a muchas mujeres en edad fértil. Se produce cuando el tejido endometrial crece fuera del útero, en lugares que no son propios. Esto puede provocar un intenso dolor pélvico.

Es una patología benigna (no cancerosa) sin cura, pero que puede mejorar con diferentes tratamientos como la fisioterapia. Como tratamiento radical para la endometriosis puede optarse por la histerectomía.

El tejido endometrial que crece fuera del útero se adhiere a las paredes del peritoneo y suele alojarse cerca de los órganos pélvicos. En algunas ocasiones se encuentran focos más lejos a nivel intestinal y puede cursar con otro tipo de sintomatología.

Su diagnóstico es bastante complejo. Muchas veces, la endometriosis se confunde con el síndrome premenstrual porque se ha normalizado que a las mujeres les duela la regla. La menstruación puede doler debido a que hay una inflamación general, pero por ello no significa que deba doler siempre.

Normalmente,  el diagnóstico de la endometriosis suele demorarse entre 7-9 años debido a lo citado anteriormente.

¿Qué provoca la endometriosis?

Hoy en día se desconoce qué causa la endometriosis. Hay ciertas sospechas en la predisposición genética, enfermedades autoinmunes, etc.

¿Cuáles son sus síntomas?

Dentro de la sintomatología frecuente se encuentra el dolor. Puede aparecer de manera intensa durante el periodo menstrual, pero muchas mujeres lo padecen todos los días. Se trata de un dolor que llega a ser invalidante afectando a la mujer tanto física como psicológicamente.

Otro de los síntomas de la endometriosis es la inflamación abdominal. Todo este tejido se ve afectado por los picos hormonales durante el ciclo menstrual, lo que aumenta el sangrado y con ello, la congestión de toda la  cavidad pélvica.

Debido a que este crecimiento endometrial puede hallarse en cualquier lugar, puede haber muchos síntomas asociados. estos pueden ser el dolor a la micción o a la defecación con afectación del tránsito intestinal y otro tipo de problemas como el colon irritable, gases, estreñimiento…

¿Qué implicaciones tiene en la vida diaria sufrir endometriosis?

Entre las implicaciones y consecuencias de la endometriosis, la más devastadora de todas es la infertilidad. En muchos casos la endometriosis dificulta las posibilidades de embarazo o de que éste llegue a término. Debido a la inflamación que se produce cada mes en los quistes endometriales,  se crean adherencias que disminuyen la movilidad de los órganos pélvicos y su correcta función. Estas adherencias son responsables de la infertilidad que provoca la endometriosis, ya que al disminuir la funcionalidad de dichos órganos, el óvulo es incapaz de implantarse. En muchos casos, mujeres con endometriosis han sido madres sin problema.

Otra de las consecuencias de padecer endometriosis es la dispareunia o coito doloroso, ya que la gran mayoría de las mujeres debido al dolor que les produce esta enfermedad, tienen una disminución del deseo sexual por el miedo a que estas le causen  dolor o lo agrave. Es por esto que la endometriosis también afecta a nivel psicológico y de pareja.

La fisioterapia como tratamiento para la endometriosis

¿Qué podemos hacer con fisioterapia?

Entre las técnicas de fisioterapia más utilizadas para tratar la endometriosis se encuentran las siguientes: la terapia manual, el drenaje linfático y la radiofrecuencia Human Tecar®. Con dichas técnicas lo que conseguimos es:

  • Drenaje linfático manual para disminuir la inflamación, eliminando los líquidos que quedan estancados dentro de la cavidad abdominopélvica.
  • Terapia manual y radiofrecuencia para eliminar las adherencias formadas por el tejido fibroso y aportar mayor flujo sanguíneo a la zona mejorando la microcirculación y con ello la movilidad de los órganos pélvicos.

Todo ello tiene como consecuencia directa una disminución del dolor al bajar  la inflamación y eliminar las adherencias, por lo que la calidad de vida también mejora.

Cambios en el estilo de vida para mejorar la endometriosis

Otros hábitos saludables que ayudan a mejorar la endometriosis y consecuentemente el día a día de la persona afectada son:

  • Alimentación: existen alimentos que aumentan la inflamación abdominal y otros hiperestrogénicos como la soja, carne roja, lácteos, hidratos, etc. Todos ellos pueden agravar la sintomatología, por lo que sería aconsejable la ayuda de un nutricionista para mejorar la alimentación.
  • Deporte y actividad física. El deporte nos ayuda a disminuir el estrés y equilibra nuestro sistema hormonal. También mejora el sistema inmune, ayuda a eliminar toxinas y hace que nuestro metabolismo funcione de manera adecuada.
  • Sueño: como en la gran mayoría de las patologías, el sueño y el descanso son fundamentales para paliar los síntomas. Dormir ayuda a reparar nuestro cuerpo, por lo tanto, dormir pocas horas o que el descanso sea de mala calidad, hace que nuestro cuerpo no se recupere bien, empeorando los síntomas.
  • Estrés: en todas las facetas de nuestra vida el estrés es un factor que empeora nuestro estado tanto a nivel emocional como a nivel físico. Es importante que mantengamos nuestros niveles de estrés en los niveles mas bajos para aliviar los síntomas.

 

¿Padeces de endometriosis o buscas una valoración profesional a tu caso?
¡Contacta con nosotros sin compromiso!

 Nuestros fisioterapeutas de suelo pélvico estarán encantados de ayudarte y recibirte en nuestra Clínica de Fisioterapia en Las Rozas.

Por | 2020-09-29T09:41:53+00:00 septiembre 29th, 2020|Suelo pélvico|Sin comentarios