¿En qué consiste el trabajo de propiocepción?

La palabra propiocepción, hace referencia a la capacidad que tiene el cuerpo para detectar el movimiento y la posición en las articulaciones. Es decir, es el sentido de la percepción de la postura y el equilibrio. Trabajar la propiocepción ayuda a reaccionar ante situaciones inesperadas (un mal apoyo andando o corriendo por ejemplo).  Por supuesto, ayuda también a recuperar tejidos dañados en la mayoría de las lesiones musculo-esqueléticas.

Synergy mat.

Synergy Mat es una herramienta más con la que contamos para solucionar muchas de las patologías con las que nos encontramos en Clínicas Om. Consiste en un conjunto de plataformas propioceptivas, con diferentes densidades, que nos permiten realizar movimientos y ejercicios en distintos grados de inestabilidad. Favorece el equilibrio, clave para la total recuperación de la mayoría de las patologías mencionadas.

Con las distintas plataformas de la Synergy Mat, podremos mejorar el equilibrio, la coordinación, la agilidad, la elasticidad, la fuerza y el estado físico. Las diferentes superficies ofrecen la posibilidad de hacer trabajar al pie descalzo sobre recorridos con niveles de estabilidad diversos. A cada densidad, corresponde un nivel de absorción del movimiento a favor de la protección de las articulaciones y del aumento del consumo energético.

Son muchos los estudios que han demostrado que el entrenamiento propioceptivo es fundamental, no sólo en la recuperación de lesiones, sino en la prevención de las mismas. Una lesión determinada, puede darse erróneamente por curada al no existir dolor. Sin embargo, si el sistema propioceptivo no se ha recuperado al 100%, existe riesgo de recaída.

¿ Quién debe trabajar la propiocepción?

El trabajo propioceptivo no debe ser realizado únicamente por deportistas. Cualquier persona puede sufrir, por ejemplo, un esguince, si su sistema propioceptivo no está bien trabajado.

En el caso de las personas de la tercera edad en las que existe una pérdida paulatina de masa muscular (sarcopenia), puede verse afectado el correcto funcionamiento de la marcha. El trabajo propioceptivo es fundamental para contrarrestar esta pérdida y evitar el riesgo de caídas.

Se obtienen muy buenos resultados en el caso de las patologías flebolinfológicas. Esto es gracias al intenso trabajo muscular y al estímulo propioceptivo que favorece la circulación de retorno. Lo mismo ocurre en el tratamiento de la pesadez de piernas, el linfedema, la celulitis y los problemas de circulación en general, tanto para curación como para prevención.

Por | 2017-12-04T18:01:42+00:00 septiembre 19th, 2016|Fisioterapia, Human Tecar, Otros|Sin comentarios