El transverso abdominal en el embarazo y postparto

¿Qué es el transverso abdominal?

El transverso del abdomen es el músculo más profundo de la pared del abdomen. Se origina en la columna vertebral y sus fibras avanzan por la cresta ilíaca hacia la cara delantera del abdomen. Actúa como un cinturón o una faja. Por encima de él, encontramos los oblicuos (oblicuo interno y externo) y los rectos del abdomen.

El transverso abdominal en el embarazo y postparto cobra una gran importancia.  La musculatura del suelo pélvico se encuentra íntimamente relacionada con la de la pared abdominal, formando un conjunto funcional de estructuras musculoesqueléticas.

El transverso del abdomen es una de las estructuras más importantes del conjunto de la pared abdominal y de la pelvis, por sus funciones de estabilización, control de la presión intraabdominal y por la sinergia que ha demostrado tener con el suelo pélvico.

Múltiples estudios han demostrado una contracción refleja inconsciente del suelo pélvico al activar el transverso del abdomen, y viceversa. Esta relación hace que una lesión a uno de estos niveles, afecte también al otro.

¿Cuál es su función?

Es importante tratarlo en situaciones de debilidad de nuestro suelo pélvico o como prevención de futuros problemas, como los que pueden darse en mujeres que practican deportes de impacto.

Podemos resumir las funciones principales del transverso del abdomen en las siguientes:

  • Estabilización de la región abdominal: importante para la postura
  • Control de la presión intraabdominal junto con suelo pélvico y diafragma
  • Actúa como faja o corsé de nuestro cuerpo: soporte visceral
  • Espiración forzada y estornudos
  • Micción y defecación

El transverso abdominal en el embarazo y postparto

Durante el embarazo y el postparto, la musculatura abdominal se ve sometida a grandes modificaciones debido a su importante relación con la actividad estabilizadora de columna, por lo que puede sufrir importantes disfunciones en diversas áreas.

  • Faja para el vientre
  • Favorece un buen posicionamiento del bebé, y actúa en la fase expulsiva. Para que los pujos sean lo más fisiológicos posibles y que la fuerza no recaiga sobre la musculatura del suelo pélvico y evitar problemas posteriores, deben hacerse con activación de transverso y en espiración. Este tipo de pujo actúa más sobre el bebé que sobre el suelo pélvico, por lo que evitamos lesiones a nivel perineal.
  • Previene problemas de la región lumbar sobre todo en el tercer trimestre, cuando el peso del bebé es mayor y el centro de gravedad se adelanta, tener un transverso funcional ayuda a que no se adelante el peso y que la postura sea más natural.
  • Disminuye las disfunciones postparto como la diástasis abdominal, favoreciendo además la recuperación, ya que tendremos la musculatura mucho más activa.

 

Por todo ello desde Clínicas OM  recomendamos que acudas a tu fisioterapeuta de suelo pélvico antes y después de dar a luz para que evalúe tu estado abdominal y el estado de la musculatura del suelo pélvico. Valoraremos el estado muscular general, la fuerza, y cómo se gestionan las presiones intraabdominales, para prevenir o corregir posibles disfunciones que puedan derivar en una patología.

 

¿Quieres consultar a nuestros fisioterapeutas de suelo pélvico tu caso? ¡Pregúntanos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

 

Bienvenido

¿En que podemos ayudarle?

×