El día a día con un linfedema

Tras la gran victoria que supone superar un cáncer de mama, el camino de vuelta a la normalidad no es fácil ya que las posibles secuelas del tratamiento hacen que nuestra “vida normal” sea diferente a la que teníamos antes de la enfermedad.

De los posibles efectos del tratamiento, el linfedema es uno de los más conocidos. Esta dolencia consiste en la imposibilidad de nuestro sistema linfático de drenar de manera correcta provocando una retención de linfa que desencadena en la hinchazón de la zona.