El corte de digestión, ¿mito o realidad?

¿Qué es el corte de digestión?

El corte de digestión se trata del trastorno digestivo que tiene lugar al producir un choque térmico. Se conoce también como hidrocución, ya que cuando el cuerpo sufre un cambio brusco de temperatura, se producen cambios en la presión arterial y en la frecuencia cardíaca.

Cuando la temperatura de nuestro cuerpo cambia de manera repentina, por ejemplo, cuando la piel se enfría rápidamente al entrar en contacto con el agua del mar o de la piscina, la sangre debe igualar la temperatura desplazándose rápidamente a las capas más superficiales de la piel. Si nos encontramos en pleno proceso digestivo, la mayor parte de la sangre se encontrará concentrada en el sistema digestivo. Al dirigirse de manera repentina la sangre a las capas superficiales de la piel, abandona el sistema digestivo paralizando el proceso de digestión, y dando lugar a la sintomatología que caracteriza el corte de digestión en función de la gravedad del episodio.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

El diagnóstico del corte de digestión es fundamentalmente clínico según los síntomas y los signos que presentamos a continuación:

  • Dolor de estómago
  • Mareos y náuseas
  • Descenso de la presión arterial
  • Escalofríos
  • Visión borrosa
  • Piel pálida
  • Pitidos en los oídos

¿Qué causas pueden provocar un corte de digestión?

Las causas son muy diversas, desde ingerir algo muy frío teniendo calor, hasta meterse de golpe en la piscina. Sin embargo, las más comunes en esta época del año son

  • Tomar el sol de forma prolongada
  • Hacer ejercicio aumentando la temperatura corporal
  • Ingerir abundante cantidad de alcohol
  • Bañarse después de comer

¿Qué medida debemos tomar para evitarlo?

Por todo ello, para poder pasar una jornada sin sobresaltos debemos tener en cuenta algunas recomendaciones como son

  • Entrar al agua de manera progresiva, mojando el cuerpo poco a poco para adaptarse de forma gradual a la temperatura externa
  • Se recomienda esperar dos horas tras la comida antes de meterse al agua
  • No ingerir comidas abundantes antes de un baño
  • Hidratarse correctamente
  • No ingerir líquidos fríos después de haber realizado ejercicio físico intenso
  • Evitar cambios bruscos de temperatura

 

Artículos relacionados

 

Por | 2018-11-20T18:27:07+00:00 julio 27th, 2018|Salud|Sin comentarios