Ejercicio terapéutico

El ejercicio terapéutico es el conjunto de movimientos corporales, posturas y actividades físicas que tiene como objetivo recuperar el bienestar musculoesquelético o cardiopulmonar de los pacientes.

El ejercicio terapéutico es un tipo de ejercicio concreto destinado a corregir alteraciones o limitaciones funcionales diagnosticadas. Es por ello que debe ser prescrito por un profesional sanitario: el fisioterapeuta.

No necesariamente trata solo patología, sino que tiene un importante papel en cuanto a la prevención de lesiones y a la optimización del rendimiento.

El ejercicio terapéutico es un componente clave dentro del tratamiento de fisioterapia y se ha demostrado que incluirlo en el programa de fisioterapia hace mejorar la función y el rendimiento.

Para enseñar de forma adecuada ejercicio terapéutico a los pacientes, los fisioterapeutas debemos conocer el sistema locomotor, neuromuscular, cardiovascular y respiratorio. Mediante la historia clínica podremos valorar el estado funcional del paciente, el estado de la lesión, las posibles complicaciones, las precauciones a tomar y las contraindicaciones propias de la lesión o enfermedad.

El ejercicio terapéutico tiene como objetivos:

  • Reducir o eliminar el dolor.
  • Mejorar, mantener, restaurar y evitar la pérdida de la función.
  • Recuperar la movilidad, la fuerza, la estabilidad y ​​la resistencia relacionadas con problemas físicos específicos.
  • Optimizar el estado general de salud.
  • Incrementar la resistencia física aeróbica y capacidad cardiovascular.
  • Mejorar la forma física y la sensación de bienestar.
  • Preparar el músculo para un mejor trabajo activo.
  • Prevenir la aparición de deformidades, evitando la rigidez y la anquilosis.
  • Perfeccionar la coordinación, equilibrio y la conciencia del movimiento.
  • Ayudar a prevenir lesiones físicas de todo tipo.
  • Acelerar la recuperación tras una lesión deportiva.
  • Ayudar a una recuperación postquirúrgica más rápida y eficaz.

El objetivo final de cualquier programa de ejercicio terapéutico es conseguir movimientos y funcionalidad de forma asintomática.

Los efectos fisiológicos que produce el ejercicio terapéutico son:

  • Fortalece la musculatura.
  • Aumenta el trabajo cardíaco.
  • Estimula los nervios periféricos.
  • Favorece la circulación sanguínea y linfática.
  • Da movilidad al tejido fibrosado.
  • Aumenta la temperatura.
  • Favorece la combustión del colágeno.
  • Mejora la salud y bienestar.

Clasificación del ejercicio terapéutico

En función de la participación del paciente:

  • Ejercicios pasivos: conjunto de técnicas en las que el paciente no realiza ningún movimiento voluntario, es el fisioterapeuta el que lo lleva a cabo.
  • Ejercicios activos: conjunto de ejercicios en los que el paciente participa de forma voluntaria bajo supervisión o con la ayuda del fisioterapeuta.

Según el objetivo y el propósito del ejercicio:

  • Ejercicios enfocados en la relajación y la respiración.
  • Ejercicios para mantener y aumentar la amplitud de movimiento.
  • Ejercicios para aumentar la fuerza y la resistencia muscular.
  • Ejercicios posturales para mejorar y corregir la postura.
  • Ejercicios de equilibrio y coordinación.

Para desarrollar un buen programa de ejercicio terapéutico los fisioterapeutas debemos:

  1. Proporcionar tratamiento personalizado, pautando ejercicios que mejor se adapten al paciente.
  2. Valorar los medios que dispone el paciente para llevar a cabo el programa.
  3. Dentro del programa, seleccionar las técnicas que nos permitan lograr los objetivos.
  4. Favorecer la independencia del paciente siempre que sea posible.
  5. Evaluar los avances que se produzcan e ir adaptando el programa para llegar antes a los objetivos.
  6. Establecer la duración del tratamiento.

Contraindicaciones en la aplicación de ejercicio terapéutico:

  1. Fracturas en periodo de consolidación.
  2. Tumores en la zona de tratamiento.
  3. Procesos inflamatorios o infecciosos agudos.
  4. Miocardiopatías descompensadas.
  5. Hemopatías graves.
  6. Articulaciones muy dolorosas.
  7. Derrames articulares.

La práctica del ejercicio terapéutico produce una serie de ventajas para el paciente:

  1. Quema calorías ayudando a mantener o bajar peso en caso de necesidad.
  2. Ayuda a relajarse por lo que mejora el sueño y combate el estrés, la ansiedad y la depresión.
  3. Aumenta la vitalidad y con ello mejora la imagen que uno tiene de sí mismo y la capacidad de trabajo.
  4. Incrementa la resistencia a la fatiga.

En resumen, el ejercicio terapéutico ayuda a fomentar actividades y cambios en el estilo de vida del paciente que pueden ayudar a prevenir lesiones y mejorar la salud y el bienestar en general.                  

Artículos relacionados

Por | 2019-03-05T18:15:44+00:00 marzo 5th, 2019|Ejercicio, Fisioterapia|Sin comentarios