Drenaje linfático del suelo pélvico

El drenaje manual es una técnica que consiste en mejorar el funcionamiento del sistema linfático. Su aplicación es indolora y consiste en la realización de movimientos rítmicos suaves para estimular el movimiento de la linfa y drenar hacia los ganglios principales.

En función del segmento afectado y siguiendo las cadenas ganglionares, se procederá a la estimulación de la zona e cuestión.

En cuanto al drenaje linfático del suelo pélvico, los segmentos afectados y sus ganglios correspondientes son los siguientes:

  • Clítoris y labios menores: ganglios inguinales profundos
  • Pene, glande, trompas uterinas, vagina en su parte inferior, vulva y piel del periné (tanto en mujeres como en los hombres en su zona testicular): ganglios inguinales superficiales
  • Testículos y ovarios: ganglios aórticos laterales
  • Próstata, vejiga y recto: ganglios sacros

El drenaje linfático manual intracavitario (DLMI)

Se realiza de manera tanto externa como interna. En función de la afectación que padezca el paciente se drenará por diferentes vías y está indicado en problemas como:

  • Dismenorrea: el efecto de relajación en el suelo pélvico producido por el drenaje, puede aliviar los momentos de reglas dolorosas. De forma indirecta, también favorece la evacuación sanguínea debido a la movilización.
  • Endometriosis: el drenaje linfático está indicado para la relajación de las estructuras, gracias al efecto analgésico que produce. Para ayudar a los síntomas, pero no
  • Edema vulvar durante el embarazo: Durante la gestación, la mujer puede notar como se hinchan los labios tanto mayores como menores y nota congestión pélvica. Para este proceso el DLMI puede aliviar la pesadez, drenando primero zona inguinal.
  • Linfoma-Maladie de Hodkin: Esta patología afecta al transporte de la linfa, provocando un bloqueo en vías inferiores y escroto.
  • Episiotomía: tras un parto se produce un edema generalizado en la región de la pelvis, en especial tras episiotomía o parto instrumentalizado, ya que se altera por la compresión y congestión.  
  • Extirpación de ganglios inguinales: esta adenectomía provoca inflamación de la zona pélvica, y entre ellos las estructuras del suelo pélvico, tanto en hombres como mujeres.
  • Cáncer: durante el proceso de radiación o incluso posteriormente, se puede observar que los genitales femeninos se inflaman, al igual que zona escrotal y base del pene en hombres, provocado por el edema.

El DLMI puede combinarse con otras terapias como radiofrecuencia Human Tecar®, crioterapia con vendas frías, Kinesiotaping y Sinergy Viss®. Este último, gracias a su vibración mecanosonora a bajas potencias, promueve la liberación de los bloqueos en el sistema linfático.

Si sufres alguna de estas patologías, acude a un fisioterapeuta especializado, podrá ayudarte a disminuir tus molestias.

Artículos relacionados

https://clinicasom.com/disfunciones-de-suelo-pelvico-masculino/
https://clinicasom.com/servicios/suelo-pelvico/
Por | 2019-08-19T15:33:46+00:00 agosto 19th, 2019|Drenaje Linfático, Fisioterapia, Human Tecar|Sin comentarios