Disfunciones de suelo pélvico masculino

Como ya sabréis, los hombres también tienen suelo pélvico y por lo tanto también pueden sufrir trastornos en el periné. Por eso en el post de hoy os hablamos de las disfunciones más frecuentes en el suelo pélvico masculino.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que como en cualquier otra parte del cuerpo, pueden fallar, debilitarse y producir diferentes trastornos.

Disfunciones más frecuentes

Las patologías más frecuentes del suelo pélvico masculino que nos podemos encontrar son:

  • Debilidad muscular: cada día nos encontramos en consulta más casos de pacientes con debilidad de suelo pélvico debido a diferentes deportes de impacto (correr, saltar, bicicleta, crossfit, pesas, etc.). Además, también nos encontramos en este tipo de pacientes un gran aumento de la presión dentro de la cavidad abdominopélvica por disfunción del diafragma y por hipotonía abdominal.
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo: pérdidas involuntarias de orina al realizar algún tipo de esfuerzo como toser, estornudar o coger peso. Suele ser más frecuente después de pasar por una cirugía de próstata.
  • Incontinencia urinaria tras prostatectomía: en este caso es muy importante que el paciente acuda a nuestra consulta antes de la cirugía para aprender a localizar los músculos del periné y que realice los ejercicios postoperatorios de manera adecuada. Además es muy importante acudir al fisioterapeuta lo antes posible tras la cirugía para garantizar la recuperación del paciente.
  • Goteo tras la micción: Se debe al vaciado incompleto de la vejiga.
  • Imposibilidad de detener la micción o ralentizarla: causado por debilidad muscular.
  • Incontinencia de heces o gases: por debilidad esfinteriana o por problemas a nivel del esfínter anal. 
  • Vejiga hiperactiva: esta disfunción es poco conocida pero bastante frecuente. Se caracteriza por episodios donde el paciente siente una necesidad imperiosa y urgente de orinar. Se  suele relacionar con una hipertrofia prostática.
  • Dolor pélvico o dolor a nivel del periné: Suele aparecer por diferentes factores como la prostatitis (inflamación de la próstata), atrapamiento del nervio pudendo (síndrome del ciclista), etc.
  • Disfunción eréctil: dificultad para mantener o conseguir una erección. Hay diferentes patologías que pueden ocasionarla y en los que la fisioterapia es de gran ayuda.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo más frecuentes en las disfunciones perineales masculinas son muy variados y algunos de ellos pueden desaparecer si cambiamos ciertos aspectos en nuestro estilo de vida:

  • Obesidad y sobrepeso
  • Levantar peso
  • Deporte de alto impacto o aumento de presión intraabdominal.
  • Tos crónica por tabaquismo o enfermedad respiratoria
  • Cirugía de cáncer de próstata
  • Cirugía vesical o de columna
  • Estreñimiento
  • Edad avanzada

¿Cuándo debería acudir al fisioterapeuta?

Si padeces algún trastorno del suelo pélvico es necesario que acudas a un fisioterapeuta especializado que te valore y te prescriba el tratamiento necesario para tu disfunción. No todas las patologías masculinas son susceptibles de mejora con la fisioterapia, por ello es necesario saber qué te pasa y valorarlo para saber si podemos ayudarte.

En el caso de padecer incontinencia urinaria, problemas de erección o eyaculación precoz, realizar ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico no te va a perjudicar, pero en ciertos casos sólo estos ejercicios no son suficiente para notar mejoría.

En el caso de padecer alguna patología de próstata como la prostatitis, la fisioterapia puede ayudarte mucho para disminuir la inflamación y enseñarte a trabajar con tu periné y así prevenir futuras prostatitis.

Como hemos citado en otros posts, la fisioterapia ayuda mucho en la recuperación del suelo pélvico debido a diferentes técnicas como la radiofrecuencia (HCR de Human Tecar®), la electroestimulación (Phenix Liberty®) la neuromodulación (Synergy Viss de Human Tecar®), el biofeedback, el entrenamiento específico del suelo pélvico y el entrenamiento postural y abdominal.

¿Por qué debería fortalecer mi suelo pélvico?

Realizar ejercicios de suelo pélvico de manera habitual nos ayuda a prevenir ciertas patologías y nos ayuda a conocer nuestro periné mejorando nuestra calidad de vida.

Es necesario conocer nuestra zona perineal a nivel anatómico para aprender a localizarla y saber distinguir si hay o no una debilidad muscular.

Tener el periné en forma ayuda a los hombres a mejorar la erección, ya que al realizar una contracción del suelo pélvico el pene se eleva, y, por lo tanto, si tenemos un buen tono muscular la erección será mejor. Además, esto ayuda a optimizar la vascularización y el trofismo del pene y como consecuencia, el llenado de sangre del pene será más rápido y la erección más rápida. 

El suelo pélvico también interviene en la eyaculación por lo que tener un periné tonificado contribuye a retrasar la eyaculación ya que la contracción del mismo interviene sobre la uretra e impide la salida del líquido seminal, por lo tanto, mejora las relaciones sexuales haciéndolas más duraderas.

Por último, un suelo pélvico firme refuerza el correcto vaciado de orina y semen por el conducto uretral y con ello prevenimos la prostatitis por infección bacteriana.  

Artículos relacionados

Por | 2019-05-21T12:21:46+00:00 mayo 21st, 2019|Salud, Suelo pélvico|Sin comentarios