Los deportes de impacto y el suelo pélvico en las mujeres

Todo el mundo sabe los beneficios que nos aporta la práctica deportiva en nuestra vida diaria. Por ello este artículo no pretende que las personas, y en especial las mujeres, dejen de hacerlo, sino tomar conciencia de la musculatura que tenemos que fortalecer en las diversas actividades físicas que existen. Y en este punto donde la musculatura de la parte inferior de la pelvis toma relevancia.

Se estima que las mujeres que practican habitualmente deporte tienen un suelo pélvico más fortalecido que mujeres sedentarias que presentan más debilidad de la musculatura.

Sin embargo, existe mayor prevalencia de incontinencias en chicas jóvenes que practican deporte de alto impacto respecto a mujeres jóvenes con una actividad física baja.

¿Qué deportes afectan más a nuestro suelo pélvico?

Los deportes que más afectan a nuestro suelo pélvico son aquellos que aumentan nuestra presión intrabdominal. De esta manera los deportes pueden ser desde unos trotes hasta un abdominal clásico.

La sintomatología de ciertas patologías estaría en función de cómo nuestro sistema abdomino-pélvico sea capaz de contrarrestar las presiones que ejercemos. Este cambio de presiones puede ser brusca, excesiva o continuada, en relación al deporte a ejecutar, clasificando los más relevantes de la siguiente manera

Deportes de presión continuada

Aquellos deportes en los que existe impacto leve pero de manera repetitiva como podría ser correr, baloncesto, fútbol, equitación…

Al correr, por ejemplo, estamos provocando una presión intermitente de las vísceras abdominales contra el suelo, al igual que los miembros inferiores cogiendo todo el impacto de nuestro cuerpo contra el suelo.

Deportes de presión brusca

Aquellos que requieren de movimientos leves a nivel corporal pero caracterizados por un aumento de espiración grande debido a un esfuerzo como es el tenis, pádel, golf…

Cuando damos un golpe fuerte en algún deporte provocamos que el diafragma descienda de forma brusca contra el suelo pélvico. Durante este proceso llevamos la presión hacia abajo y obligamos a realizar a las fibras un esfuerzo rápido de contracción para evitar descensos.

Deportes de presión excesiva

Aquellas actividades de gran esfuerzo físico y respiratorio como es el crossfit, halterofilia, levantamiento de peso muerto e incluso los deportes anteriormente mencionados pero practicados de manera profesional.

Deportes con menos presión

Aquellos deportes que se han observado que tiene menos presión sobre las vísceras y el suelo pélvico son la natación y el ciclismo.

Por tanto, podemos encontrar diversos deportes que en función de su práctica pueden afectar diferentes tipos de musculatura, y en base a esto nos daría los síntomas para poder considerarlo como una patología.

¿Qué hacer si tengo problemas de suelo pélvico?

Se estima que el 25% de las mujeres que padecen alguna patología del suelo pélvico deja de ir al gimnasio o realizar sus prácticas deportivas de la vida diaria debido a la incomodidad que puede producir su debilidad muscular. Aunque existen otros factores por los que podamos presentar sintomatología como es hipermovilidad uretral o vesical, hipertonía de la musculatura profunda de la pelvis o déficit por compresiones nerviosas entre otras.

Por ese motivo aconsejamos a todas las mujeres, en especial a las que practican algún deporte de alto impacto, que acudan a un especialista uroginecológico para una valoración ya que, igual que podemos tener tensión en la espalda, nos puede ocurrir igual en esta zona y no ser conscientes de ello.

Artículos relacionados

Por | 2019-01-16T18:06:12+00:00 enero 16th, 2019|Fisioterapia, Suelo pélvico|Sin comentarios