¿Cuáles son las lesiones más comunes de espalda?

El dolor de espalda es, hoy en día, motivo habitual de consulta. ¿Cuántas veces te ha dolido la espalda? Seguro que más de una.

La causa del dolor de espalda puede deberse a múltiples factores. No siempre el dolor es consecuencia de una lesión de espalda en concreto, sino que en muchas ocasiones las molestias de espalda se deben a malos hábitos posturales.

El origen del problema espalda puede ocasionarse en el trabajo, el deporte, las tareas del hogar, es decir, en nuestro día a día. O también, por supuesto, tras producirse algún tipo de accidente.

La espalda está compuesta por huesos, articulaciones, músculos y otros tejidos que se extienden desde el cuello hasta la pelvis.  Es decir, podríamos dividir la espalda en:

  • Parte superior y media de la espalda: en términos generales, el dolor de espalda que se padece en esta zona suele estar relacionado con una condición física del músculo pobre y malas posturas. Si bien es cierto, que también puede ser otra la causa, como, por ejemplo: lesión traumática, sobreesfuerzo del músculo, osteoartritis, etc. Por ello, siempre es necesario la opinión de un fisioterapeuta.
  • Parte baja de la espalda, también conocida como zona lumbar. Las lesiones de espalda, suelen producirse con gran frecuencia en esta zona, ya que sostiene la mayoría del peso de la parte superior del cuerpo. Siendo muy común las lesiones lumbares por sobreesfuerzo.

 

¿Cuáles son las causas de las lesiones de espalda?

Si por algo se caracterizan las lesiones de espalda es por la limitación de movimientos debido al dolor que manifiestan. En la mayoría de dichas lesiones los orígenes pueden ser:

  • Malos hábitos posturales adquiridos a lo largo de nuestra vida
  • Llevar una vida sedentaria que no permita desarrollar las musculatura de zona adecuadamente
  • La obesidad, debido al peso excesivo que debe soportar nuestra espalda
  • Los factores genéticos
  • La ansiedad o estrés que puede generar un tensión excesiva

 

Lesiones de espalda más comunes:

Entre las lesiones de espalda más comunes, y que mayoritariamente nos encontramos en nuestras consultas, se encuentran:

CONTRACTURAS MUSCULARES

Generalmente producidas por sobreesfuerzos, malas posturas mantenidas, estrés, tensión emocional, etc.

ESGUINCE O DISTENSIÓN MUSCULAR

En el caso de los esguinces, la causa es el estiramiento excesivo o el desgarro de los ligamentos. Sin embargo cuando hablamos de distensiones musculares, el daño se produce en el tendón o en el músculo.

LUMBAGO O LUMBALGIA

Como veíamos comentando, una de las más comunes. Se trata de dolor en la zona baja de la espalda. Es un dolor intenso causado por un daño en las vértebras y/o discos intervertebrales, ligamentos, músculos o nervios. De hecho, se calcula que ocho de cada diez personas han sufrido o sufrirán alguna vez en su vida un episodio de lumbalgia. Es característico por ser un dolor crónico y agudo en ciertos puntos del cuerpo concentrándose en los músculos y afectando a la columna vertebral.

Mayoritariamente, se trata de un tipo de dolor de espalda causado por malas posturas o por sobreesfuerzo.

CERVICALGIA O DOLOR CERVICAL

Dolores de espalda situados en las cervicales (parte superior). Puede ser debido a una lesión, un problema muscular o mecánico, un pinzamiento nervioso o debido a una cervicoartrosis.

CIÁTICA

La ciática es una forma de radiculopatía causada por la compresión del nervio ciático. El dolor agudo, similar a un quemazón, en la zona baja de la espalda que discurre desde las nalgas, por la pierna y en ocasiones, hasta el pie.

Cuando el nervio está muy comprometido puede ocasionar también entumecimiento y debilidad muscular en la pierna. La ciática es un tipo de dolor de espalda bastante incapacitante que impide que uno se agache o camine con normalidad.

HERNIA DISCAL

Ocurre cuando una parte, o toda la parte central, de un disco intervertebral se desgasta, pierde su capacidad amortiguadora y desplaza presionando las estructuras colindantes.
Lo normal es que la hernia discal se manifieste con dolor en la espalda y/o las piernas.
Se trata de la desviación lateral de la columna en forma de “S” producida porque las vértebras rotan sobre sí mismas. Puede deberse a un problema congénito o ir desarrollándose con el crecimiento.

En el caso de la hernia discal, uno de los métodos más recomendados para mejorar la calidad de vida del paciente, es el pilates.

No suele causar dolor hasta la edad adulta.

ARTROSIS VERTEBRAL

Es un desgaste natural de los discos intervertebrales, que puede producir o no dolor, pero sí produce deformidad. La causa principal es el avance de la edad pero también puede ser como consecuencia de actividades realizadas en el día a día.

OSTEOPOROSIS

Dolor de espalda causado por una enfermedad metabólica de los huesos, caracterizada por la disminución progresiva de la densidad y la fuerza que puede llevar a fracturar las vértebras.

ESTENOSIS DE CANAL

Es un estrechamiento del canal vertebral que pone presión sobre la médula espinal y los nervios y puede causar dolor o entumecimiento al caminar y con el tiempo debilidad en las piernas y pérdida sensorial. Una lesión traumática. Los ocasionados por deporte o accidentes puede lesionar tendones, ligamentos, músculo. Una lesión traumática también puede hacer que se rompa o se hernie un disco intervertebral y ejerza presión sobre cualquiera de los nervios.

ENFERMEDADES INFLAMATORIA DE LAS ARTICULACIONES

Entre ellas podemos destacar la artritis, la osteoartritis, la artritis reumatoide, la espondilitis, etc.

INFECCIONES 

No son comunes. En caso de producirse pueden afectar a las vértebras (osteomielitis), los discos intervertebrales (discitis), o las articulaciones sacroilíacas (sacroileítis) causando dolor.

TUMORES

Algunas veces, los tumores comienzan en la espalda, pero con más frecuencia aparecen como resultado de la metástasis producida por un cáncer.

ANEURISMA AÓRTICO ABDOMINAL

Se produce cuando el gran vaso sanguíneo que suministra sangre al abdomen, la pelvis y las piernas se agranda de manera anormal. El dolor lumbar puede ser una señal de que el aneurisma se está agrandando y de que se debe evaluar el riesgo de rotura.

 

Bien es cierto, que estas son solo algunas de las lesiones de espalda que se pueden padecer, pero son muchos los tipos de lesiones posibles. Por ello, cuando el dolor persiste, siempre debe acudirse a un profesional que sepa valorar y diagnosticar tu caso para encontrar la mejor solución.

 

Si sufres dolor de espalda, no esperes más  ¡Pregúntanos por una valoración y diagnóstico por parte de nuestros fisioterapeutas!

Por | 2020-10-22T13:44:33+00:00 noviembre 16th, 2018|Tratamientos de Fisioterapia|Sin comentarios