Cervicalgia

Estructura de la columna vertebral

La columna vertebral constituye el pilar central del tronco. En su porción cervical, el raquis soporta el cráneo y debe situarse lo más próximo posible a su centro de gravedad. En su porción torácica, los órganos que alberga la caja torácica, especialmente el corazón, lo desplazan hacia atrás. Sin embargo, en su porción lumbar soporta el peso de toda la parte superior del tronco, recuperando una posición central. Además de esta función de soporte del tronco, desempeña un papel protector del eje nervioso.

La columna cervical está compuesta por siete vértebras, superpuestas y articuladas entre sí. A pesar de ello podemos diferenciar dos partes anatómica y funcionalmente distintas:

  • superior o suboccipital, que contiene la primera y segunda vértebra, atlas y axis, respectivamente, unidas entre sí además con el hueso occipital con tres ejes y tres grados de libertad.
  • inferior, que se extiende desde la meseta inferior del axis hasta la meseta superior de la primera vértebra torácica; con dos tipos de movimientos, por un lado de flexoextensión y por otro una combinación de inclinación-rotación. Funcionalmente, estos dos segmentos se complementan entre sí para realizar movimientos puros de rotación, de inclinación o de flexoextensión de la cabeza.

¿Qué es la cervicalgia?

La cervicalgia es el dolor de cuello, percibido en la zona comprendida entre la línea nucal (zona occipital) y la zona dorsal.

Entre un 22 y un 70% de la población ha sido diagnosticada de cervicalgia a lo largo de su vida. Causa de muchas bajas laborales y con una alta tasa de recidiva, su encuentra entre las patologías más comunes de estos tiempos.

Principalmente, le achacamos las causas al sedentarismo, las malas posturas, las horas delante del ordenador o mirando la pantalla del móvil, la tensión y el estrés. ¿Pero qué hay de cierto en esto?
Sólo el 18% de las pruebas de imagen realizadas a los pacientes que referían cervicalgia correspondía con los síntomas referidos.

Desde el punto de vista de la osteopatía y la medicina tradicional china, la cervicalgia también puede tener su origen en patologías a nivel visceral, como problemas de hígado, vesícula biliar, estómago y alguna alteración en el sistema circulatorio.

Fisioterapia y cervicalgia

Es fundamental llevar a cabo una historia clínica completa para poder acotar las posibles causas hallando el origen del problema.

  • Características del dolor: somático, radicular, visceral, neuropático, psicogénico
  • Exploración estática y dinámica de la columna de forma global.
  • Déficits neurológicos
  • Articulaciones cercanas que puedan estar implicadas (mandíbula, hombro, cráneo)

Las posibles causas de la cervicalgia pueden ser:

  • Problemas mecánicos
  • Problemas viscerales
  • Infección: afectación sistémica del paciente, dolor constante que aumenta con el movimiento, aumento de VSG en analítica.
  • Inflamación: patologías autoinmunes como artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, polimialgia anquilosante, polimialgia reumática y arteritis.
  • Neoplasias: las más frecuentes con las metástasis secundarias a cáncer de pulmón, mama o riñón.
  • Síndrome del escaleno o costo-clavicular o escapulo-costal
  • Hombro doloroso

Artículos relacionados

Por | 2019-09-30T11:52:37+00:00 septiembre 30th, 2019|Lesiones|Sin comentarios