6 ámbitos pacientes de linfoma que aborda la fisioterapia

El linfoma es un cáncer que no afecta a una parte concreta del cuerpo. Esto es debido a que, al iniciarse en las células del sistema linfático, puede aparecer en cualquier parte del cuerpo donde exista tejido linfático.

Hoy en día, los linfomas se clasifican en dos grupos: el linfoma de Hodgkin (LH) y el resto. Este segundo grupo es conocido como linfomas no Hodgkin (LNH). Siendo los no Hodgkin los más comunes. A su vez, éstos se dividen en varios tipos.

La principal diferencia entre los LH y los LNH se encuentra en las características de las células malignas. En general, las células malignas del LH sufren muchas alteraciones convirtiéndose en células diferentes a las iniciales. Sin embargo, en los LNH, las células sufren también alteraciones malignas, pero mantienen parte de sus características iniciales.

Hoy en día, los tumores sanguíneos más comunes, son los linfomas. Incluso más que la leucemia. Se trata de uno de los 10 cánceres más comunes del mundo. Además, pueden afectar a personas de cualquier edad. El tratamiento y la probabilidad de curación dependerá del estadio y del tipo que sean.

El papel de la fisioterapia

El fisioterapeuta, desde una perspectiva multidisciplinar, podrá ayudar a los pacientes de esta enfermedad oncológica. Está comprobado que podrá disminuir considerablemente parte de las alteraciones que puedan sufrir. No sólo en la fase inicial de la enfermedad, también en la fase de recuperación post-tratamiento. Por ejemplo:

  • Alteraciones funcionales y articulares, que podrán ser combatidas con ejercicios determinados.
  • Alteraciones musculares y tendinosas, tratadas con terapia manual y técnicas de relajación. También se podrá potenciar muscular la musculatura atrofiada.
  • Alteraciones respiratorias y posturales, que mejorarán con ejercicios respiratorios.
  • Con el drenaje linfático manual y contención elástica se podrá prevenir y tratar el edema linfático.
  • Disminución de dolor.
  • Recuperación de la funcionalidad general del paciente.

En esta enfermedad como en muchas otras, sentirse lo mejor posible es necesario. Un fisioterapeuta con una formación específica ayudará a conseguirlo.

Por | 2017-12-04T18:44:24+00:00 septiembre 15th, 2017|Enfermedades, Fisioterapia, Tratamientos|Sin comentarios