10 Alimentos para reforzar nuestro sistema inmune este invierno

Con la llegada del invierno, nuestras defensas se ponen en alerta ante posibles amenazas externas. Por ello, debemos poner especial atención en el cuidado de las mismas para reforzar la respuesta del sistema inmune. Hoy os vamos a hablar sobre 10 alimentos que debemos introducir en nuestro día a día este invierno, para superar con éxito y sin resfriados esta época del año.

1. ALIMENTOS FERMENTADOS

Uno de los grandes superalimentos para potenciar nuestro sistema inmune son los alimentos naturalmente fermentados. Tienen un poderoso efecto sobre el sistema inmune intestinal, siendo ésta la primera línea de defensa contra patógenos y ayudando en la producción de anticuerpos.

Entre ellos encontramos el kefir, la gran estrella de los alimentos probióticos. Este alimento, equilibra nuestro ecosistema interno ya que posee un gran número de bacterias beneficiosas. El yogur también forma parte de estos grandes aliados del sistema inmune, contiene fermentos lácticos activos, es decir, bacterias vivas beneficiosas.

Debemos tomarlos naturales, sin azúcar o edulcorantes y sin pasteurizar (para no matar a los fermentos lácticos activos). Otros alimentos probióticos son el miso (sopa de miso), el tempeh y el chucrut.

2. MIEL, PROPÓLEO Y JALEA REAL

Todos ellos provienen de la elaboración que llevan a cabo las abejas. En primer lugar, el propóleo. Se trata de la resina de abeja y es uno de los compuestos de mayor espectro antimicrobiano del mundo. A parte contiene dos compuestos fenólicos muy importantes en auxiliar la respuesta inmune.

La miel es otro alimento natural para aliviar la tos, pero debemos de saber que también sirve para prevenirla, ya que posee una potente capacidad bactericida y antiséptica. Por último, la jalea real. Consiste en un superalimento natural que aumenta la resistencia de nuestro organismo a las bajas temperaturas del invierno.

3. LIMÓN

Todos los cítricos poseen una gran concentración en vitamina C, entre ellos encontramos la mandarina, la naranja, la lima, el pomelo y el limón. Este último, además, presenta propiedades antiinfecciosas y antiinflamatorias muy importantes para prevenir las bajadas de las defensas.

4. JENGIBRE

Se trata de un potente antivírico. Refuerza nuestro sistema inmune frente a infecciones virales. También es descongestivo y expectorante.

5. AJO

Es el superalimento protector por excelencia. Aúna el trío antibacteriano, antiviral y fungicida. Debe ser fresco, ya que si no pierde sus propiedades. También contiene alicina, que es anticancerigena. A su vez, disminuye el colesterol, la presión arterial y disminuye el riesgo de coágulos y derrames cerebrales.

6. CEBOLLA

Previene la infección de las vías respiratorias, descongestionando los bronquios, gracias a los polifenoles que presentan propiedades antiinflamatorias. Además,  humidifica el aire de forma natural por los vapores que emana. De esta forma reduce la tos y la mucosidad de las vías respiratorias.

7. SETAS

Los hongos, ricos en proteína, fibra, vitamina B y C, calcio y minerales, son un superalimento indispensable en nuestra dieta para reforzar nuestro sistema inmune durante el invierno. Presentan propiedades antimicrobianas y antivirales, ya que poseen beta-glucanos que estimulan y modulan la respuesta del sistema inmune. Las más indicadas son reishi, shiitake y maitake.

8. ACEITE DE COCO

Rico en ácido laúrico (que se convierte en monolaurina en el organismo). Se trata de un compuesto presente en la leche materna que se encarga de fortalecer la inmunidad del lactante. Por ello, convierte al aceite de coco en un superalimento que nos ayudará a reforzar nuestra defensas. Podemos incorporarlo en nuestras recetas tanto calientes (sustituyendo al AOVE), como para la elaboración de batidos fríos o helados de frutas naturales.

9. CÚRCUMA

La raíz de la cúrcuma (botánicamente relacionada con el jengibre), se considera un superalimento a todos los niveles. Presenta propiedades antiinflamatorias, anticancerigenas, antioxidantes, hepatoprotectoras y renoprotectoras. Contiene lipopolisacáridos que fortalecen el sistema inmunológico protegiendo nuestro organismo frente a las bajadas de defensas.

10. AGUA

Aunque parezca una obviedad, mantenerse hidratado es fundamental para prevenir resfriados y subir las defensas, ya que ayuda a disolver la mucosidad, liberando las vías respiratorias y protegiéndolas frente a la invasión de bacterias. Se recomienda ingerir entre 2 y 3 litros diarios dependiendo de la actividad física de la persona. Podemos añadir agua de coco para aumentar la concentración de electrolitos y favorecer la hidratación en momentos de máxima intensidad.

 

Artículos relacionados

 

Por | 2017-12-22T10:25:50+00:00 diciembre 21st, 2017|Alimentos, Enfermedades, Nutrición|Sin comentarios