10 Alimentos para el cuidado de nuestro corazón

Los problemas de corazón en la actualidad son muy frecuentes. Tras sufrir una cardiopatía nuestros hábitos de vida deben dar un giro de 180º para conseguir mantener los valores de colesterol y glucosa controlados. Además de la importancia del ejercicio, la alimentación es crucial para conseguir dichos objetivos. Una dieta equilibrada debe ser: rica en verduras y hortalizas, frutas, pescados y carnes no grasas a la plancha, preparada con aceite de oliva virgen y sin sal. Estas serán las pautas generales que deban conformar nuestros nuevos hábitos alimenticios.

¿Qué alimentos son especialmente beneficiosos para el corazón?

  1. Nueces. Perteneciente a la familia de los frutos secos. Son un alimento estrella debido a los altos niveles de ácidos grasos Omega-3. Estos ácidos ayudan a que la sangre sea menos propensa a coagularse reduciendo el riesgo de trombos. Además, son antihipertensivos.
  2. Bróculi. Fuente de vitaminas, antioxidantes, agua… Nos ayuda además a reducir el riesgo de accidentes vasculares gracias al ácido fólico, al hierro, a la vitamina K, al zinc y a  los antioxidantes.
  3. Chocolate negro (mínimo 70% de cacao). Gracias a su capacidad antiinflamatoria ayuda a mejorar la flexibilidad de las arterias. Reduce también la presión arterial ya que impide que los leucocitos se peguen a las paredes de los vasos sanguíneos.
  4. Fresas y arándanos. Al igual que todos los frutos rojos, las fresas y los arándanos contienen un alto nivel de flavonoides. Éstos contribuyen a dilatar las arterias, controlan la tensión arterial y  protegen la capa interior de los vasos sanguíneos (endotelio).
  5. Curry. La curcumina, un derivado de la cúrcuma que forma parte de la composición de este condimento alimenticio, es un potente antioxidante. Ayuda a recudir las probabilidades de sufrir insuficiencia cardíaca e hipertensión.
  6. Té verde. El consumo diario de una taza de esta infusión ayudará a reducir los niveles de grasa en el torrente sanguíneo.
  7. Aceite de oliva. Muy característico de nuestra dieta mediterránea. La ingesta diaria de aceite de oliva nos ayuda a proteger la salud cardiovascular gracias a su composición en ácidos grasos y a sus antioxidantes. La propia Fundación Española del Corazón así lo corroboró el pasado 2014.
  8. Salmón. En esta lista no podía faltar el pescado. En este caso es el salmón el que gracias a sus altos niveles en omega-3 favorece la reparación de tejidos y baja los niveles de presión arterial. Ayuda a prevenir posibles futuros accidentes cardiovasculares aumentando la elasticidad de las arterias.
  9. Vino tinto. Su consumo controlado nos aporta los beneficios del etanol y los polifenoles. Su capacidad antiinflamatoria contrarresta los aspectos negativos de las moléculas inflamatorias causantes de la ateroesclerosis.
  10. Legumbres. Ideales por su capacidad de reducir los niveles de colesterol. Son una fuente rica en proteínas de alta calidad y con unos niveles muy bajos de aporte de grasa.

 

Por | 2017-12-04T18:06:07+00:00 octubre 2nd, 2016|Alimentos, Nutrición|Sin comentarios